Il Tagliere

Descripción

La familia Buzzoni fundó en Il Tagliere en 1978. El hijo Ivan y su mujer Claudia se ocupan del restaurante desde hace 2002. Un espacio acogedor y una atmosfera familiar caracterizan este local, para sentirse como en su propia casa. 

Ivan se ocupa de la cocina y de preparar sus delicias, mientras que Claudia gestiona la sala y se ocupa de los clientes. La veranda con vista es algo realmente especial.

La cocina – casera, por supuesto – propone platos típicos de la tradición gastronómica de Bérgamo (Casoncelli, Pizzoccheri,Caza y polenta taragna) con unas personalizaciones. Destacan el lardo con castaña a la miel, los buñuelos de queso Branzi, el ciervo a las hierbas, el codillo ahumado en horno de leña, el bistec cocido en piedras “piode” y la carne “al bastone”. Dependiendo de la temporada se sirven también setas fritas y flambeadas, ñoquis de castañas y de calabaza y platos preparados con hierbas locales: Parùc (una especie de espinaca salvaje) y Curnagì (colleja). Por la tarde se puede saborear también la pizza cocida en horno de leña: recomendamos a los más glotones probar la pizza “Della Casa” con queso Branzi y…

Para terminar a lo grande, os esperan los postres caseros de Ivan: desde los clásicos y siempre presentes Tiramisù , Pannacotta, Tarta de nueces y caramel hasta el Strudel. Dependiendo de la temporada del año se sirven también Peras cocidas en el vino tinto con helado de canela. 


La veranda con vista es algo realmente especial: ¡reserva tu mesa aquí!

Gracias a la pasión de Ivan, el restaurante cuenta con una carta de vinos muy amplia, donde destacan los vinos rojos y unas botellas de altísima calidad, además de una rica selección de destillados.

Es posible elaborar menús personalizados para grupos y en ocasión de ceremonias.  

Continuar

La familia Buzzoni fundó en Il Tagliere en 1978. El hijo Ivan y su mujer Claudia se ocupan del restaurante desde hace 2002. Un espacio acogedor y una atmosfera familiar caracterizan este local, para sentirse como en su propia casa. 

Ivan se ocupa de la cocina y de preparar sus delicias, mientras que Claudia gestiona la sala y se ocupa de los clientes. La veranda con vista es algo realmente especial.

La cocina – casera, por supuesto – propone platos típicos de la tradición gastronómica de Bérgamo (Casoncelli, Pizzoccheri,Caza y polenta taragna) con unas personalizaciones. Destacan el lardo con castaña a la miel, los buñuelos de queso Branzi, el ciervo a las hierbas, el codillo ahumado en horno de leña, el bistec cocido en piedras “piode” y la carne “al bastone”. Dependiendo de la temporada se sirven también setas fritas y flambeadas, ñoquis de castañas y de calabaza y platos preparados con hierbas locales: Parùc (una especie de espinaca salvaje) y Curnagì (colleja). Por la tarde se puede saborear también la pizza cocida en horno de leña: recomendamos a los más glotones probar la pizza “Della Casa” con queso Branzi y…

Para terminar a lo grande, os esperan los postres caseros de Ivan: desde los clásicos y siempre presentes Tiramisù , Pannacotta, Tarta de nueces y caramel hasta el Strudel. Dependiendo de la temporada del año se sirven también Peras cocidas en el vino tinto con helado de canela. 


La veranda con vista es algo realmente especial: ¡reserva tu mesa aquí!

Gracias a la pasión de Ivan, el restaurante cuenta con una carta de vinos muy amplia, donde destacan los vinos rojos y unas botellas de altísima calidad, además de una rica selección de destillados.

Es posible elaborar menús personalizados para grupos y en ocasión de ceremonias.