San Pellegrino, entre las termas y el refinado stile Liberty • • Visit Bergamo

San Pellegrino, entre las termas y el refinado stile Liberty

Descripción

A solo 25 kilómetros de Bergamo, en el centro del escenario montuoso de Val Brembana, Sal Pellegrino se había convertido en una localidad de moda y muy frecuentada en el pleno de la irrepetible estación de la Belle Epoque. Desde inicios del 1900 San Pellegrino Termas se habís equipado de estructuras y servicios que asombraban a los turistas y que contribuyeron a difundir la fama.

Se remonta al 1904 el complejo del Casino, con una entrada escenográfica, un monumental escalón y bellos ambientes, entre los cuales el Salón de las Fiestas; al lado, las Termas introducidas en el verde, con salas y porticados donde al despliegue de mármoles, mosaicos, espléndidas vidrieras se acompañaban equipos y servicios a la vanguardia; más abajo, alineado a lo largo del río Brembo, en el cual se asoma con una fachada de 128 metros, el colosal Grand Hotel, construido en el 1905. Al estilo liberty se asociaba el gusto y el placer de vivir de una sociedad cosmopolita.


Sus aguas


Óptimas para combatir los cálculos, las enfermedades del hígado y del aparato digestivo, las fuentes de San Pellegrino eran conocidas desde finales del Medievo, pero fue solo en el 1600 que se empezó a aprovechar las propiedades terapéuticas. Al finalzar el mismo siglo y a principios del 1900 la localidad se convirtió en un centro termal de primer orden. La Gran Guerra señaló la decadencia de las termas, mientras que crecía el aprovechamiento de las óptimas fuentes. El agua mineral S. Pellegrino está en las mesas de todo el mundo.

 


Le sue acque

Ottime per combattere i calcoli, le malattie del fegato e dell’apparato digerente, le fonti di San Pellegrino erano note già fin dal Medioevo, ma fu solo nel Settecento che si incominciò a sfruttarne le proprietà terapeutiche. Sul finire dello stesso secolo e all’inizio del Novecento la località divenne un centro termale di prim’ordine.

La Grande Guerra segnò il declino delle terme, mentre cresceva lo sfruttamento delle ottime fonti. L’acqua minerale S.Pellegrino è sulle tavole di tutto il mondo.

Continuar

A solo 25 kilómetros de Bergamo, en el centro del escenario montuoso de Val Brembana, Sal Pellegrino se había convertido en una localidad de moda y muy frecuentada en el pleno de la irrepetible estación de la Belle Epoque. Desde inicios del 1900 San Pellegrino Termas se habís equipado de estructuras y servicios que asombraban a los turistas y que contribuyeron a difundir la fama.

Se remonta al 1904 el complejo del Casino, con una entrada escenográfica, un monumental escalón y bellos ambientes, entre los cuales el Salón de las Fiestas; al lado, las Termas introducidas en el verde, con salas y porticados donde al despliegue de mármoles, mosaicos, espléndidas vidrieras se acompañaban equipos y servicios a la vanguardia; más abajo, alineado a lo largo del río Brembo, en el cual se asoma con una fachada de 128 metros, el colosal Grand Hotel, construido en el 1905. Al estilo liberty se asociaba el gusto y el placer de vivir de una sociedad cosmopolita.


Sus aguas


Óptimas para combatir los cálculos, las enfermedades del hígado y del aparato digestivo, las fuentes de San Pellegrino eran conocidas desde finales del Medievo, pero fue solo en el 1600 que se empezó a aprovechar las propiedades terapéuticas. Al finalzar el mismo siglo y a principios del 1900 la localidad se convirtió en un centro termal de primer orden. La Gran Guerra señaló la decadencia de las termas, mientras que crecía el aprovechamiento de las óptimas fuentes. El agua mineral S. Pellegrino está en las mesas de todo el mundo.

 


Le sue acque

Ottime per combattere i calcoli, le malattie del fegato e dell’apparato digerente, le fonti di San Pellegrino erano note già fin dal Medioevo, ma fu solo nel Settecento che si incominciò a sfruttarne le proprietà terapeutiche. Sul finire dello stesso secolo e all’inizio del Novecento la località divenne un centro termale di prim’ordine.

La Grande Guerra segnò il declino delle terme, mentre cresceva lo sfruttamento delle ottime fonti. L’acqua minerale S.Pellegrino è sulle tavole di tutto il mondo.