Fe y Tradición

Descripción

Él no sólo nació y dio sus primeros pasos físicos y espirituales en estos lugares, sino que incluso volvió regularmente aquí a lo largo de su vida.

Los santuarios y la misma naturaleza, de hecho, parecen diseñados para favorecer recogimiento y relajación. Desde el central Santuario di San Giovanni XXIII hasta el más tranquilo y aislado Santuario delle Caneve, hay muchos sitios dónde buscar algo de paz interior, así como hay numerosas pruebas de la vida terrena del Santo bergamasco.

Ven y descubre dónde nació y fue bautizado, o bien anda por los bosques cercanos o descansa en el nel JXXIII Café en la “Casa del Pellegrino” (la Casa del Peregrino).


Continuar

Él no sólo nació y dio sus primeros pasos físicos y espirituales en estos lugares, sino que incluso volvió regularmente aquí a lo largo de su vida.

Los santuarios y la misma naturaleza, de hecho, parecen diseñados para favorecer recogimiento y relajación. Desde el central Santuario di San Giovanni XXIII hasta el más tranquilo y aislado Santuario delle Caneve, hay muchos sitios dónde buscar algo de paz interior, así como hay numerosas pruebas de la vida terrena del Santo bergamasco.

Ven y descubre dónde nació y fue bautizado, o bien anda por los bosques cercanos o descansa en el nel JXXIII Café en la “Casa del Pellegrino” (la Casa del Peregrino).


Prima tappa - Sotto il Monte

El recorrido ideal empieza desde su casa natal, una típica alquería lombarda del Siglo XIX, donde el video de un pequeño Angelo Roncalli os acogerá preguntándoos algunas cosas y guiándoos a lo largo del recorrido. En cambio, en el primer piso podréis admirar la habitación dónde el futuro papa nació. Desplazad idealmente desde la entrada a la comunidad terrena hasta la religiosa: poco más lejos vais a encontrar la iglesia de Santa Maria in Brusicco, donde él fue bautizado. Siguiendo a lo largo del camino llegaréis al Santuario delle Caneve, muy querido por Juan XXIII desde cuando era niño. 

Continuar

El recorrido ideal empieza desde su casa natal, una típica alquería lombarda del Siglo XIX, donde el video de un pequeño Angelo Roncalli os acogerá preguntándoos algunas cosas y guiándoos a lo largo del recorrido. En cambio, en el primer piso podréis admirar la habitación dónde el futuro papa nació. Desplazad idealmente desde la entrada a la comunidad terrena hasta la religiosa: poco más lejos vais a encontrar la iglesia de Santa Maria in Brusicco, donde él fue bautizado. Siguiendo a lo largo del camino llegaréis al Santuario delle Caneve, muy querido por Juan XXIII desde cuando era niño. 

1Santa Maria in Brusicco

Es la iglesia por donde empieza simbólicamente el recorrido espiritual de Angelo Roncalli. De hecho, aquí el futuro papa fue bautizado el 25 de noviembre 1881. Hoy guarda un símbolo del final de su vida terrena: la lápida que recubría su tumba en las Cuevas del Vaticano. Pero la historia del edificio es mucho más antigua del Siglo XIX. Se remonta al Siglo XV y acoge incluso un “San Antonio de Padua” atribuido al artista Ceresa.

Más informaciones

2Santuario delle Caneve

La paz se halla en los bosques y el santuario de la Madonna delle Caneve parece confirmarlo. El edificio religioso se levantó en el siglo XIV, aunque en el Siglo XVIII vio profundos cambios. Su notoriedad se debe a su peregrino más célebre: el futuro Papa Juan XXIII, de hecho, empezó a ir a este lugar desde hace su niñez, y seguí celebrando la Misa una vez al año incluso después de hacerse Patriarca de Venecia.

Más informaciones

Seconda tappa - Sotto il Monte

La iglesia parroquial, consagrada por el obispo Angelo Roncalli, hoy representa el centro de la devoción de los peregrinos. A su lado se halla la capilla de la Paz, guardando una taracea formada por nada menos que 70.000 pedazos de madera, que representa el Papa Bueno. En cambio, el itinerario al aire libre puede haceros disfrutar un momento de sosiego, o bien ayudar vuestro recogimiento antes de entrar en la cripta conservando los calcos de la cara y de la mano de Juan XXIII, realizados por el artista bergamasco Giacomo Manzù.

Continuar

La iglesia parroquial, consagrada por el obispo Angelo Roncalli, hoy representa el centro de la devoción de los peregrinos. A su lado se halla la capilla de la Paz, guardando una taracea formada por nada menos que 70.000 pedazos de madera, que representa el Papa Bueno. En cambio, el itinerario al aire libre puede haceros disfrutar un momento de sosiego, o bien ayudar vuestro recogimiento antes de entrar en la cripta conservando los calcos de la cara y de la mano de Juan XXIII, realizados por el artista bergamasco Giacomo Manzù.

3Iglesia parroquial y Capilla de la Paz

La iglesia de San Giovanni Battista es como uña y carne con el futuro Papa Bueno. En 1902, cuando se bendijo la colocación de la primera piedra, entre la muchedumbre había también él, todavía un simple seminarista. Por causa de algunas infiltraciones fue cerrada y después restaurada. Cuando volvió a abrirse en 1929 fue consagrada otra vez por Angelo Roncalli, el cual se había hecho obispo. A su lado se puede visitar la capilla de la Paz, ¡guardando una taracea de Papa Juan formada por 70.000 piezas de madera!

Más informaciones

4Crypte « oboedientia et Pax »

Es imposible entrar en este lugar sin percibir su aura de sacralidad. La cripta representa el espacio más íntimo y silencioso del santuario. Sólo harían falta los calcos de la mano y de la cara de Juan XXIII realizados por el renombrado escultor bergamasco Giacomo Manzù para convertirla en un lugar especial. Además está enriquecida por el crucifijo posicionado frente al relicario, recordando él que el Papa Buono siempre quiso tener delante de su cama.

Más informaciones

5Giardino della Pace (Jardín de la Paz)

No hay nada mejor de un paseo para relajarse y meditar. En el Jardín de la Paz (Giardino della Pace) os ayudará la belleza del entorno, el encanto de las líneas arquitectónicas y sobre todo las frases espirituales de Juan XXIII, grabadas en placas de latón y posicionadas a lo largo del recorrido. El itinerario recorre todo el jardín y llega hasta el lugar más místico, la cripta,  en el marco del abrazo metafórico de la estatua del Santo. 

Más informaciones

Terza tappa - Sotto il Monte

El territorio de Sotto il Monte es lleno de hermosos paisajes naturales. Quizás esto sea uno de los motivos por los cuales Juan XXIII volvió aquí durante toda su vida, convirtiendo Ca Maitino en su residencia estival.  Hoy el edificio fue dejado en manos de las monjas y destinado a museo, dónde es posible admirar pruebas significativas de su antiguo dueño. Por desgracia se perdió la iglesia de San Giovanni Battista, que el joven Angelo Roncalli amaba mucho y de la que hoy en día sólo nos queda la torre.

Continuar

El territorio de Sotto il Monte es lleno de hermosos paisajes naturales. Quizás esto sea uno de los motivos por los cuales Juan XXIII volvió aquí durante toda su vida, convirtiendo Ca Maitino en su residencia estival.  Hoy el edificio fue dejado en manos de las monjas y destinado a museo, dónde es posible admirar pruebas significativas de su antiguo dueño. Por desgracia se perdió la iglesia de San Giovanni Battista, que el joven Angelo Roncalli amaba mucho y de la que hoy en día sólo nos queda la torre.

6Torre di San Giovanni

Este lugar sobrealzado vio numerosos acontecimientos históricos. Alrededor del año Mil se construyó una fortificación. Una de sus torres fue convertida en un hermoso campanario románico, y a su lado nació la primera iglesia parroquial. El antigua estructura del siglo XIV fue modificada en el siglo XVIII, pero tampoco esta es visible hoy en día. La histórica iglesia de San Giovanni fue demolida en 1904, dando mucho dolor a Angelo Roncalli, que la quería muchísimo. 

Más informaciones

7Camaitino - Casa dei ricordi di Papa Giovanni XXIII

La residencia estival del Papa Bueno hoy está a disposición como lugar de sosiego y espiritualidad por todo el mundo.

Fue dejada en manos de las monjas “Poverelle”, y hoy en día invita a los visitantes al recogimiento espiritual y cultural.

El secretario personal de Juan XXIII, Monseñor Loris Capovilla, estableció aquí un pequeño museo exponiendo muchas pruebas de su célebre inquilino. Entre estas, el altar dónde solía celebrar la misa en Vaticano y la cama dónde falleció.

Más informaciones