Crypte « oboedientia et Pax »

Descripción

Es imposible entrar en este lugar sin percibir su aura de sacralidad. La cripta representa el espacio más íntimo y silencioso del santuario. Sólo harían falta los calcos de la mano y de la cara de Juan XXIII realizados por el renombrado escultor bergamasco Giacomo Manzù para convertirla en un lugar especial. Además está enriquecida por el crucifijo posicionado frente al relicario, recordando él que el Papa Buono siempre quiso tener delante de su cama.


Continuar

Es imposible entrar en este lugar sin percibir su aura de sacralidad. La cripta representa el espacio más íntimo y silencioso del santuario. Sólo harían falta los calcos de la mano y de la cara de Juan XXIII realizados por el renombrado escultor bergamasco Giacomo Manzù para convertirla en un lugar especial. Además está enriquecida por el crucifijo posicionado frente al relicario, recordando él que el Papa Buono siempre quiso tener delante de su cama.