Montisola

Descripción

Así como otras islas en general, también Montisola conservó los antiguos costumbres de quien vive lejos de la tierra firme y del estrés de la ciudad. Desde Sulzano y Sale Marasino salen los barcos que llegan a la isla.

Los pequeños burgos de pescadores van a acogerte, junto con los naèt, o sea sus típicos barcos. Echa un vistazo alrededor y piérdete por los callejones: lo mejor de esta isla es que los coches no pueden circular, así que puedes disfrutar de sus bellezas en bici o bien en autobús.

La costa de Montisola mide 11 kilómetros de largo: puedes recorrerla por completo andando, durante alrededor de tres horas y media, disfrutando con la vegetación lozana y los hermosos panoramas de las orillas del Lago de Iseo.

Sin embargo, para disfrutar con el panorama mejor hay que alcanzar el punto más alto de la isla, o sea el Santuario della Ceriola, situado a 600 metros de altura. El camino es arduo, pero merece la pena…


En nuestra opinión, la mejor manera para apreciar Montisola es recorrer el itinerario costero y visitar los mayores burgos, dando un paseo de alrededor de 3 horas y media.
Por ejemplo, puedes tomar el barco desde Sulzano y llegar a Peschiera Maraglio. Este es el pueblo más popular de Montisola y cuenta con un hermoso puerto lleno de naèt, los tradicionales pequeños barcos de pescadores. Si te apetece, puedes incluso visitar el Museo de la Pesca, para descubrir algo más sobre la historia, las técnicas y las herramientas utilizadas en una actividad que sigue teniendo mucha importancia por la isla.

Va hacia el norte y alcanza la aldea de Carzano. Cerca de la iglesia de San Giovanni Battista vas a encontrar un hermoso parque con vistas a la isla de Loreto: aquí puedes descansar un rato y bañarte en el lago. El único camping de la isla se halla aquí, junto con el famoso Restaurante Montisola, donde es preciso saborear la comida local a base de pescado de lago. Hace falta probar el riquísimo aceite extra virgen de oliva DOP, el salchichón tradicional, las sardinas de lago secas y conservadas en aceite.
Yendo adelante, después de dos kilómetros vas a alcanzar la aldea medieval de Siviano: al ser por encima de una colina, el panorama desde aquí es realmente asombroso.

Ya estás aproximadamente a medio camino: sigue por tu camino hacia el sur y llega a Sensole, para visitar la majestuosa Rocca degli Oldofredi, una antigua fortaleza con función de defensa, situada por encima de un espolón de roca.

¡Ahora sólo te falta un kilómetro y medio por recorrer todo el perímetro de Montisola!

Curiosidad

Cada cinco años durante el mes de septiembre se celebra la “Fiesta de la Santa Cruz”, mejor conocida como “Fiesta de las Flores de Montisola”, una celebración conocida en toda parte de Italia. En los dos pueblos medievales de Carzano y Novale, los habitantes realizan a mano cientos de adornos con flores de papel coloreados.

Continuar

Así como otras islas en general, también Montisola conservó los antiguos costumbres de quien vive lejos de la tierra firme y del estrés de la ciudad. Desde Sulzano y Sale Marasino salen los barcos que llegan a la isla.

Los pequeños burgos de pescadores van a acogerte, junto con los naèt, o sea sus típicos barcos. Echa un vistazo alrededor y piérdete por los callejones: lo mejor de esta isla es que los coches no pueden circular, así que puedes disfrutar de sus bellezas en bici o bien en autobús.

La costa de Montisola mide 11 kilómetros de largo: puedes recorrerla por completo andando, durante alrededor de tres horas y media, disfrutando con la vegetación lozana y los hermosos panoramas de las orillas del Lago de Iseo.

Sin embargo, para disfrutar con el panorama mejor hay que alcanzar el punto más alto de la isla, o sea el Santuario della Ceriola, situado a 600 metros de altura. El camino es arduo, pero merece la pena…


En nuestra opinión, la mejor manera para apreciar Montisola es recorrer el itinerario costero y visitar los mayores burgos, dando un paseo de alrededor de 3 horas y media.
Por ejemplo, puedes tomar el barco desde Sulzano y llegar a Peschiera Maraglio. Este es el pueblo más popular de Montisola y cuenta con un hermoso puerto lleno de naèt, los tradicionales pequeños barcos de pescadores. Si te apetece, puedes incluso visitar el Museo de la Pesca, para descubrir algo más sobre la historia, las técnicas y las herramientas utilizadas en una actividad que sigue teniendo mucha importancia por la isla.

Va hacia el norte y alcanza la aldea de Carzano. Cerca de la iglesia de San Giovanni Battista vas a encontrar un hermoso parque con vistas a la isla de Loreto: aquí puedes descansar un rato y bañarte en el lago. El único camping de la isla se halla aquí, junto con el famoso Restaurante Montisola, donde es preciso saborear la comida local a base de pescado de lago. Hace falta probar el riquísimo aceite extra virgen de oliva DOP, el salchichón tradicional, las sardinas de lago secas y conservadas en aceite.
Yendo adelante, después de dos kilómetros vas a alcanzar la aldea medieval de Siviano: al ser por encima de una colina, el panorama desde aquí es realmente asombroso.

Ya estás aproximadamente a medio camino: sigue por tu camino hacia el sur y llega a Sensole, para visitar la majestuosa Rocca degli Oldofredi, una antigua fortaleza con función de defensa, situada por encima de un espolón de roca.

¡Ahora sólo te falta un kilómetro y medio por recorrer todo el perímetro de Montisola!

Curiosidad

Cada cinco años durante el mes de septiembre se celebra la “Fiesta de la Santa Cruz”, mejor conocida como “Fiesta de las Flores de Montisola”, una celebración conocida en toda parte de Italia. En los dos pueblos medievales de Carzano y Novale, los habitantes realizan a mano cientos de adornos con flores de papel coloreados.