Puerta Sant'Agostino

Descripción

Durante mucho tiempo Puerta Sant’Agostino representó el acceso principal a la Ciudad Alta (Città Alta), tanto por los bergamascos subiendo desde Borgo Pignolo  como por los que llegaban de Venecia. Hoy en día este pasaje sigue siendo el medio de conexión más utilizado para desplazarse entre Città Alta y la Ciudad Baja, andando o bien utilizando los medios de transporte públicos y privados. 


Muy cerca de la puerta se halla el monasterio que le da el nombre, el cual acoge hoy una de las facultades de la Universidad de Bérgamo y cuya ex iglesia fue convertida en el Paraninfo hace muy poco tiempo.
La edificación de este pasaje puede remontarse más o menos al año 1575, mientras que los arcos sobre los cuales se apoya la calle de acceso fueron ordenadas por el podestá – el antiguo alcalde – véneto Alvise Contarini en 1780, para reemplazar un puente levadizo de madera. Al primer piso de la Puerta se halla una amplia sala donde solían estar los soldados de guardia, mientras que hoy acoge exposiciones y conciertos de vez en cuando. Al otro lado de la calle y justo frente con la entrada mayor, aguas arriba de Puerta Sant’Agostino se llevó a cabo la fuente llevando el mismo nombre, la cual realza aun más la belleza del acceso a Città Alta.

En ocasión de la visita del emperador austríaco Fernando I, en 1838, se realizó la calle que hoy lleva el nombre de Viale Vittorio Emanuele II, subiendo desde el centro de Bérgamo hasta la Puerta Sant’Agostino, cerca de via Pignolo.

Muy cerca de este pasaje monumental se halla la calle peatonal de la Noca, la cual permite alcanzar muy rápidamente la Accademia Carrara, una de las pinacotecas más renombradas de Italia.

Curiosidad:

Al igual que las otras entradas a la ciudad, en el pasado también esta puerta se cerraba cada noche a las 22.00, para garantizar la seguridad de la ciudad.

Continuar

Durante mucho tiempo Puerta Sant’Agostino representó el acceso principal a la Ciudad Alta (Città Alta), tanto por los bergamascos subiendo desde Borgo Pignolo  como por los que llegaban de Venecia. Hoy en día este pasaje sigue siendo el medio de conexión más utilizado para desplazarse entre Città Alta y la Ciudad Baja, andando o bien utilizando los medios de transporte públicos y privados. 


Muy cerca de la puerta se halla el monasterio que le da el nombre, el cual acoge hoy una de las facultades de la Universidad de Bérgamo y cuya ex iglesia fue convertida en el Paraninfo hace muy poco tiempo.
La edificación de este pasaje puede remontarse más o menos al año 1575, mientras que los arcos sobre los cuales se apoya la calle de acceso fueron ordenadas por el podestá – el antiguo alcalde – véneto Alvise Contarini en 1780, para reemplazar un puente levadizo de madera. Al primer piso de la Puerta se halla una amplia sala donde solían estar los soldados de guardia, mientras que hoy acoge exposiciones y conciertos de vez en cuando. Al otro lado de la calle y justo frente con la entrada mayor, aguas arriba de Puerta Sant’Agostino se llevó a cabo la fuente llevando el mismo nombre, la cual realza aun más la belleza del acceso a Città Alta.

En ocasión de la visita del emperador austríaco Fernando I, en 1838, se realizó la calle que hoy lleva el nombre de Viale Vittorio Emanuele II, subiendo desde el centro de Bérgamo hasta la Puerta Sant’Agostino, cerca de via Pignolo.

Muy cerca de este pasaje monumental se halla la calle peatonal de la Noca, la cual permite alcanzar muy rápidamente la Accademia Carrara, una de las pinacotecas más renombradas de Italia.

Curiosidad:

Al igual que las otras entradas a la ciudad, en el pasado también esta puerta se cerraba cada noche a las 22.00, para garantizar la seguridad de la ciudad.

Lo más destacado en los alrededores