Formagella della Val di Scalve

Descripción


Este exquisito queso (“formaggella” en italiano) se produce en un rincón de los Alpes bergamascos, casi una “raya” (“skalf” en el idioma céltico) entre el Valle Seriana y el Valle Camonica. Una zona muy encerrada, pero llena de tradiciones gastronómicas. Según la leyenda, en el Siglo XII la hija de un cónsul quedando en un colegio de Bérgamo quiso saborear otra vez un queso que había comido durante sus vacaciones: los monjes se volvieron locos hasta que no lo encontraron. Para distinguirlo de los otros quesos, lo nombraron Formaggella della Val di Scalve: inolvidable e irresistible.


La primera edición de la “Guida gastronomica d’Italia” (Guía gastronómica de Italia) del Touring Club de 1931 ya menciona la Formaggella della Val di Scalve como un producto muy preciado. Un queso entero pesa más o menos 2 kilos. Al exterior es suave, de color blanco-gris, mientras que internamente la densidad cambia según su periodo de maduración. El sabor es ligeramente ácido pero agradable (los quesos más agrios son los que se producen durante el verano, cuando el forraje fresco está rico de ácidos grasos). Se produce con leche vacuna entera cruda y parcialmente cocida, y madura durante un mínimo de 20 días. Si la maturación supera los 60 días, el aroma se hace más intenso y el queso va a ser más compacto y de color más oscuro.
Pruébalo en el relleno de raviolis o canelones, en la salsa para los primeros platos o bien para carne, ¡tortillas y polenta!

Continuar


Este exquisito queso (“formaggella” en italiano) se produce en un rincón de los Alpes bergamascos, casi una “raya” (“skalf” en el idioma céltico) entre el Valle Seriana y el Valle Camonica. Una zona muy encerrada, pero llena de tradiciones gastronómicas. Según la leyenda, en el Siglo XII la hija de un cónsul quedando en un colegio de Bérgamo quiso saborear otra vez un queso que había comido durante sus vacaciones: los monjes se volvieron locos hasta que no lo encontraron. Para distinguirlo de los otros quesos, lo nombraron Formaggella della Val di Scalve: inolvidable e irresistible.


La primera edición de la “Guida gastronomica d’Italia” (Guía gastronómica de Italia) del Touring Club de 1931 ya menciona la Formaggella della Val di Scalve como un producto muy preciado. Un queso entero pesa más o menos 2 kilos. Al exterior es suave, de color blanco-gris, mientras que internamente la densidad cambia según su periodo de maduración. El sabor es ligeramente ácido pero agradable (los quesos más agrios son los que se producen durante el verano, cuando el forraje fresco está rico de ácidos grasos). Se produce con leche vacuna entera cruda y parcialmente cocida, y madura durante un mínimo de 20 días. Si la maturación supera los 60 días, el aroma se hace más intenso y el queso va a ser más compacto y de color más oscuro.
Pruébalo en el relleno de raviolis o canelones, en la salsa para los primeros platos o bien para carne, ¡tortillas y polenta!

Dónde puede encontrar este producto

Estacionalidad

Se produce durante todo el año con la leche proveniente de los territorios de Schilpario, Vilminore, Azzone, Colere. La leche se procesa en la planta Latteria Montana, establecida en 1964.

Maridajes

Valcalepio D.O.C. rojo, Terre del Colleoni D.O.C. rojo Incrocio Terzi