Los palacios históricos de Stezzano

Descripción

Entre el siglo XVIII y el XIX, unas familias aristocráticas de Bérgamo decidieron construir sus residencias de campo en Stezzano, un pequeño asentamiento a poca distancia de la ciudad.

De esta forma, rodeadas por las granjas de gusanos de seda y por las fábricas de tejidos, nacieron villas y palacios hermosos, que le dieron una apariencia nueva al pueblo.

Villa Zanchi, Villa Morlani, Villa Grumelli-Pedrocca, Villa Moroni: ven a explorar con nosotros estas espléndidas viviendas en el centro histórico de Stezzano.  


Villa Caroli-Zanchi es una de las viviendas históricas más conocidas de Lombardía, gracias a la armonía del esquema arquitectónico uniendo el estilo neoclásico de la fachada con varios tipos de espacios internos. Los palacios diseñados por el renombrado arquitecto véneto Palladio inspiraron este edificio. 

Mirando a través de las grandes ventanas coloreadas es posible divisar las arañas de cristal, los espejos, las pinturas, los tapizados y los marcos dorados decorando los salones. Rodeada por un parque de 4 hectáreas, esta vivienda tiene también un preciosísimo lago ornado con una estatua del dios Neptuno, fuentes y grutas artificiales.  

Villa Morlani está justo al margen del centro histórico. El núcleo original se remonta al siglo XV-XVI, pero el edificio está formado por más parte que se construyeron a lo largo de los siglos. Hay también una pequeña iglesia dedicada a Santa Elisabetta, ya mencionada por unos documentos de 1575 en ocasión de una visita a Stezzano de Carlo Borromeo. En posición más aislada con respecto a las otras viviendas históricas, Villa Morlani es una auténtica perla escondida: una escalera majestuosa, ornamentos neoclásicos decorando el Salon de los Estucos, la Sala en estilo Imperio y el Salon redondo, el jardín trasero. 

Si te parece que Villa Moroni se parezca al Palacio Real de Monza, significa que el Conde Moroni alcanzó su propósito. De hecho, durante los primeros años del siglo XIX encargó a un alumno del arquitecto Piermarini las obras de renovación del primer núcleo del palacio, pidiéndole que fuera parecido al palacio real de Monza. También en este caso la fachada es de estilo neoclásico, sobrio y refinado.

Por fin, Villa Grumelli Pedrocca-Maffeis ahora acoge los departamentos del Ayuntamiento y la Biblioteca municipal. Construida en el siglo XVIII, la villa sufrió muchos cambios a lo largo del siglo siguiente: se le añadieron decoraciones geométricas a las puertas y a las ventanas, además de las torretas de esquina. En los interiores destacan la decoración lujosa, los dibujos geométricos y el cielorraso de casetones.  

Continuar

Entre el siglo XVIII y el XIX, unas familias aristocráticas de Bérgamo decidieron construir sus residencias de campo en Stezzano, un pequeño asentamiento a poca distancia de la ciudad.

De esta forma, rodeadas por las granjas de gusanos de seda y por las fábricas de tejidos, nacieron villas y palacios hermosos, que le dieron una apariencia nueva al pueblo.

Villa Zanchi, Villa Morlani, Villa Grumelli-Pedrocca, Villa Moroni: ven a explorar con nosotros estas espléndidas viviendas en el centro histórico de Stezzano.  


Villa Caroli-Zanchi es una de las viviendas históricas más conocidas de Lombardía, gracias a la armonía del esquema arquitectónico uniendo el estilo neoclásico de la fachada con varios tipos de espacios internos. Los palacios diseñados por el renombrado arquitecto véneto Palladio inspiraron este edificio. 

Mirando a través de las grandes ventanas coloreadas es posible divisar las arañas de cristal, los espejos, las pinturas, los tapizados y los marcos dorados decorando los salones. Rodeada por un parque de 4 hectáreas, esta vivienda tiene también un preciosísimo lago ornado con una estatua del dios Neptuno, fuentes y grutas artificiales.  

Villa Morlani está justo al margen del centro histórico. El núcleo original se remonta al siglo XV-XVI, pero el edificio está formado por más parte que se construyeron a lo largo de los siglos. Hay también una pequeña iglesia dedicada a Santa Elisabetta, ya mencionada por unos documentos de 1575 en ocasión de una visita a Stezzano de Carlo Borromeo. En posición más aislada con respecto a las otras viviendas históricas, Villa Morlani es una auténtica perla escondida: una escalera majestuosa, ornamentos neoclásicos decorando el Salon de los Estucos, la Sala en estilo Imperio y el Salon redondo, el jardín trasero. 

Si te parece que Villa Moroni se parezca al Palacio Real de Monza, significa que el Conde Moroni alcanzó su propósito. De hecho, durante los primeros años del siglo XIX encargó a un alumno del arquitecto Piermarini las obras de renovación del primer núcleo del palacio, pidiéndole que fuera parecido al palacio real de Monza. También en este caso la fachada es de estilo neoclásico, sobrio y refinado.

Por fin, Villa Grumelli Pedrocca-Maffeis ahora acoge los departamentos del Ayuntamiento y la Biblioteca municipal. Construida en el siglo XVIII, la villa sufrió muchos cambios a lo largo del siglo siguiente: se le añadieron decoraciones geométricas a las puertas y a las ventanas, además de las torretas de esquina. En los interiores destacan la decoración lujosa, los dibujos geométricos y el cielorraso de casetones.