Salto de los recién casados

Descripción

Un día de primavera de 1871, el músico polaco Massimiliano Prihoda – el cual tenía que actuar en la Scala de Milán – fue a visitar sus parientes en Dorga, en Valle Seriana. La belleza de esos lugares, sobre todo el Paso de la Presolana, le impresionó hasta el punto que decidió volver con su mujer Anna Stereat, pintora.

Los dos paseaban muy a menudo hasta el Belvedere, un barranco situado al final de un sendero en los bosques: la gente local se acostumbró a aquella pareja de extranjeros y empezó a llamarlos “gli sposi”, los recién casados. Por ninguna razón evidente, un día de final de septiembre, después de una violenta tormenta, los dos jóvenes fueron al barranco; Anna pintó un retrato de su marido, mientras que él compuso una breve melodía dedicada a su mujer: al terminar, se echaron al vacío abrazados.

El día siguiente, les encontraron así en la base del precipicio. Desde entonces, este lugar se llama “Salto degli Sposi – Salto de los recién casados” y es uno de los destinos preferidos por los enamorados, llegando aquí para echar flores como deseo por su amor.


Curiosidad:

Parece que la pintura de Anna Stereat fue descubierta casualmente en Bombay en el Prince of Wales Museum of Western India, mientras que la partitura fue descubierta hace muy poco en la biblioteca del Conservatorio Gaetano Donizetti en Bérgamo.

Continuar

Un día de primavera de 1871, el músico polaco Massimiliano Prihoda – el cual tenía que actuar en la Scala de Milán – fue a visitar sus parientes en Dorga, en Valle Seriana. La belleza de esos lugares, sobre todo el Paso de la Presolana, le impresionó hasta el punto que decidió volver con su mujer Anna Stereat, pintora.

Los dos paseaban muy a menudo hasta el Belvedere, un barranco situado al final de un sendero en los bosques: la gente local se acostumbró a aquella pareja de extranjeros y empezó a llamarlos “gli sposi”, los recién casados. Por ninguna razón evidente, un día de final de septiembre, después de una violenta tormenta, los dos jóvenes fueron al barranco; Anna pintó un retrato de su marido, mientras que él compuso una breve melodía dedicada a su mujer: al terminar, se echaron al vacío abrazados.

El día siguiente, les encontraron así en la base del precipicio. Desde entonces, este lugar se llama “Salto degli Sposi – Salto de los recién casados” y es uno de los destinos preferidos por los enamorados, llegando aquí para echar flores como deseo por su amor.


Curiosidad:

Parece que la pintura de Anna Stereat fue descubierta casualmente en Bombay en el Prince of Wales Museum of Western India, mientras que la partitura fue descubierta hace muy poco en la biblioteca del Conservatorio Gaetano Donizetti en Bérgamo.