Ex Iglesia de Santa Maria Maddalena

Descripción

Los que alojaban en el hospital al lado de la Iglesia de Santa Maria Maddalena eran acogidos por miradas compasivas: puedes buscarlas en la fachada, donde vas a encontrar los ángeles en el arquitrabe, y en la María Magdalena pintada en el luneto.

El complejo monumental se remonta a la mitad del siglo XIV, cuando la escuela de los “Disciplini Bianchi” (laicos reunidos en congregaciones y cofradías que se sometían a una vida de oración y penitencia) construyó la iglesia y el hospital para ayudar a los desheredados, que solían ser muchísimos en esa época.

Esta institución sobrevivió durante casi cinco siglos, con cambios de uso y en la estructura: sin embargo, el aspecto de la iglesia quedó igual, con su portal de arco angular asomándose hacia un pequeño patio, al cual se accede desde via Sant’Alessandro.

En el siglo XVIII se construyó también un claustro con porticado en los cuatro lados: el efecto era muy inusual, porque los marcos, las balaustras y los capiteles son elementos típicos del Renacimiento, mientras que lo normal sería encontrar una arquitectura barroca.

La Iglesia, protegida por el Departamento de Patrimonio Arquitectónico, está hoy desacralizada y se utiliza para exposiciones y conferencias.


Continuar

Los que alojaban en el hospital al lado de la Iglesia de Santa Maria Maddalena eran acogidos por miradas compasivas: puedes buscarlas en la fachada, donde vas a encontrar los ángeles en el arquitrabe, y en la María Magdalena pintada en el luneto.

El complejo monumental se remonta a la mitad del siglo XIV, cuando la escuela de los “Disciplini Bianchi” (laicos reunidos en congregaciones y cofradías que se sometían a una vida de oración y penitencia) construyó la iglesia y el hospital para ayudar a los desheredados, que solían ser muchísimos en esa época.

Esta institución sobrevivió durante casi cinco siglos, con cambios de uso y en la estructura: sin embargo, el aspecto de la iglesia quedó igual, con su portal de arco angular asomándose hacia un pequeño patio, al cual se accede desde via Sant’Alessandro.

En el siglo XVIII se construyó también un claustro con porticado en los cuatro lados: el efecto era muy inusual, porque los marcos, las balaustras y los capiteles son elementos típicos del Renacimiento, mientras que lo normal sería encontrar una arquitectura barroca.

La Iglesia, protegida por el Departamento de Patrimonio Arquitectónico, está hoy desacralizada y se utiliza para exposiciones y conferencias.