Castro

Castro

Descripción

En el lado occidental del espléndido Lago de Iseo, entre Riva di Solto y Lovere, hay el precioso pueblo de Castro.
Explora el casco viejo, con sus estrechos callejones y las viviendas asomándose al lago, alrededor de la antigua iglesia parroquial. El edificio ya no es sagrado y ha sido reemplazado por la nueva iglesia parroquial, realizada en el año 1969 y dedicada a San Giacomo igual que la anterior.  

Visita la iglesia de la Natività di Maria: conocida como “Madonna del cimitero” (Virgen del cementerio), construida en el siglo XIII y alargada dos siglos después, guarda frescos que se remontan al siglo XVI. En la cumbre de la colina de Castro, en cambio, podrás visitar la pequeña iglesia de San Lorenzo, del siglo XII. Cerca de allí hay también los restos de la fortaleza que solía dominar el paisaje y que fue derribada durante las violentas luchas entre Güelfos y Gibelinos. 

Te recomendamos disfrutar un largo paseo a orillas del lago, en la sombra de los pinos marítimos, y sentarte en un banco para admirar el panorama. 

Luego visita el Parque de la Gola del Tinazzo o bien recorre la Ruta del Stross, un itinerario peatonal que sale de la ruta litoranea y llega hasta la zona panorámica de Castro, con el panorama emocionante del lago y del Barranco (“Orrido”), imponentes paredes de piedra en desplomo en el lago.   

Si te gusta trepar, no te pierdas el acantilado de Castro, un muro de escalar natural muy conocido por los amantes de este lugar, con cómoda zona picnic. 

 


Continuar

En el lado occidental del espléndido Lago de Iseo, entre Riva di Solto y Lovere, hay el precioso pueblo de Castro.
Explora el casco viejo, con sus estrechos callejones y las viviendas asomándose al lago, alrededor de la antigua iglesia parroquial. El edificio ya no es sagrado y ha sido reemplazado por la nueva iglesia parroquial, realizada en el año 1969 y dedicada a San Giacomo igual que la anterior.  

Visita la iglesia de la Natività di Maria: conocida como “Madonna del cimitero” (Virgen del cementerio), construida en el siglo XIII y alargada dos siglos después, guarda frescos que se remontan al siglo XVI. En la cumbre de la colina de Castro, en cambio, podrás visitar la pequeña iglesia de San Lorenzo, del siglo XII. Cerca de allí hay también los restos de la fortaleza que solía dominar el paisaje y que fue derribada durante las violentas luchas entre Güelfos y Gibelinos. 

Te recomendamos disfrutar un largo paseo a orillas del lago, en la sombra de los pinos marítimos, y sentarte en un banco para admirar el panorama. 

Luego visita el Parque de la Gola del Tinazzo o bien recorre la Ruta del Stross, un itinerario peatonal que sale de la ruta litoranea y llega hasta la zona panorámica de Castro, con el panorama emocionante del lago y del Barranco (“Orrido”), imponentes paredes de piedra en desplomo en el lago.   

Si te gusta trepar, no te pierdas el acantilado de Castro, un muro de escalar natural muy conocido por los amantes de este lugar, con cómoda zona picnic. 

 


Lo más destacado en los alrededores