Treviglio

Descripción

Se trata de uno de los pueblos más importantes del valle del Po al sur de Bérgamo y se sitúa en el centro de una red de carreteras y ferrovías uniendolo a Bérgamo, Milán y otras ciudades de Lombardía.

Treviglio tiene un origen muy antigua: el primer asentamiento se ha desarrollado durante el siglo X y XI alrededor del castillo fundado durante las invasiones barbáricas por los habitantes de tres villas romanas, es decir Portoli, Pisgnano y Cusarola.

 

Los talleres y las tiendas históricas de artesanía animan el casco antiguo, mientras que en la plaza destaca la Basílica de San Martino, importante iglesia dedicada al santo de Tours. En la iglesia es posible admirar muchas obras del Renacimiento lombardo. Además, cuenta con el campanario más alto de Lombardía.  

En Via Gallinari, dedicada a los renombrados artistas hermanos, se pueden apreciar muchos palacios aristocráticos de gran valor y belleza artística: entre ellos, destaca Palazzo Silva.

El Santuario della Madonna delle Lacrime, lugar de peregrinaciones, guarda la espada y el elmo del general Odet de Foix y muchas obras realizadas por artistas como Molinari y Bernardino Butinone.

En la plaza Mentana se sitúa el Museo Civico, donde se pueden admirar cuadros, dibujos, esculturas y grabados a partir del siglo XIV.

El Bar Milano, espléndido café histórico, mantiene el decorado original de comienzos del siglo XX y el mostrador de estilo Liberty.

En Treviglio hay también muchas zonas verdes donde pasar un día en contacto con la naturaleza: el Parco del Roccolo y el Parco della Gera d’Adda.  

 

 

 


Continuar

Se trata de uno de los pueblos más importantes del valle del Po al sur de Bérgamo y se sitúa en el centro de una red de carreteras y ferrovías uniendolo a Bérgamo, Milán y otras ciudades de Lombardía.

Treviglio tiene un origen muy antigua: el primer asentamiento se ha desarrollado durante el siglo X y XI alrededor del castillo fundado durante las invasiones barbáricas por los habitantes de tres villas romanas, es decir Portoli, Pisgnano y Cusarola.

 

Los talleres y las tiendas históricas de artesanía animan el casco antiguo, mientras que en la plaza destaca la Basílica de San Martino, importante iglesia dedicada al santo de Tours. En la iglesia es posible admirar muchas obras del Renacimiento lombardo. Además, cuenta con el campanario más alto de Lombardía.  

En Via Gallinari, dedicada a los renombrados artistas hermanos, se pueden apreciar muchos palacios aristocráticos de gran valor y belleza artística: entre ellos, destaca Palazzo Silva.

El Santuario della Madonna delle Lacrime, lugar de peregrinaciones, guarda la espada y el elmo del general Odet de Foix y muchas obras realizadas por artistas como Molinari y Bernardino Butinone.

En la plaza Mentana se sitúa el Museo Civico, donde se pueden admirar cuadros, dibujos, esculturas y grabados a partir del siglo XIV.

El Bar Milano, espléndido café histórico, mantiene el decorado original de comienzos del siglo XX y el mostrador de estilo Liberty.

En Treviglio hay también muchas zonas verdes donde pasar un día en contacto con la naturaleza: el Parco del Roccolo y el Parco della Gera d’Adda.