Baños de Villa dei Noni

Descripción

En Predore, a orillas del Lago de Iseo, 5 km lejos de Sarnico y a 35 km de distancia de Bérgamo, es posible admirar los balnearios de la llamada Villa dei Noni, una antigua mansión de época romana.

El edificio cubría una superficie de 15.000 metros cuadrados y se extendía a los pies del monte hasta la orilla del lago. La villa, donde desde el siglo I a.C. hasta el siglo IV después de Cristo ha vivido la familia del cónsul y senador Marco Nonio Arrio Muciano, es muy conocida por sus balnearios, realizados entre el siglo II y el siglo III.

Actualmente se puede visitar la zona de los balnearios. Aparte de los paneles informativos,  se ha realizado también un “antiquarium” de dónde es posible asomarse y admirar los restos arqueológicos, siguiendo la ruta que recorre todos los balnearios.

Entre los restos expuestos en el antiquarium destaca un ladrillo con una cara cubierta por escritas representando unas letras del alfabeto, números y signos de difícil interpretación, como por ejemplo una parte de un texto que menciona al dios Neptuno, asociado con la presencia de ríos y lagos.


Continuar

En Predore, a orillas del Lago de Iseo, 5 km lejos de Sarnico y a 35 km de distancia de Bérgamo, es posible admirar los balnearios de la llamada Villa dei Noni, una antigua mansión de época romana.

El edificio cubría una superficie de 15.000 metros cuadrados y se extendía a los pies del monte hasta la orilla del lago. La villa, donde desde el siglo I a.C. hasta el siglo IV después de Cristo ha vivido la familia del cónsul y senador Marco Nonio Arrio Muciano, es muy conocida por sus balnearios, realizados entre el siglo II y el siglo III.

Actualmente se puede visitar la zona de los balnearios. Aparte de los paneles informativos,  se ha realizado también un “antiquarium” de dónde es posible asomarse y admirar los restos arqueológicos, siguiendo la ruta que recorre todos los balnearios.

Entre los restos expuestos en el antiquarium destaca un ladrillo con una cara cubierta por escritas representando unas letras del alfabeto, números y signos de difícil interpretación, como por ejemplo una parte de un texto que menciona al dios Neptuno, asociado con la presencia de ríos y lagos.