Abadía Benedictina de San Paolo d’Argon

Descripción

Al entrar en la Abadía se puede admirar un pequeño claustro renacentista, decorado con cotto y con capiteles ricamente taraceados. Es probable que lo realizó Pietro Isabello, el mayor arquitecto bergamasco de esa época.  Seguramente se le puede adscribir el refectorio de 1536, pintado al fresco en el año 1624 por el artista veronés Giovanni Battista Lorenzetti. El segundo claustro es mucho más amplio, con 32 columnas colocadas alrededor de un plan rectangular.  

La Iglesia es un maravilloso ejemplo de estilo típico del siglo XVII, ya a partir de la fachada de mármol. Entrando, te acoge una majestuosa nave con las seis capillas laterales, muchas pinturas realizadas por los artistas más importantes de la época y los altares de mármol.

 


Continuar

Al entrar en la Abadía se puede admirar un pequeño claustro renacentista, decorado con cotto y con capiteles ricamente taraceados. Es probable que lo realizó Pietro Isabello, el mayor arquitecto bergamasco de esa época.  Seguramente se le puede adscribir el refectorio de 1536, pintado al fresco en el año 1624 por el artista veronés Giovanni Battista Lorenzetti. El segundo claustro es mucho más amplio, con 32 columnas colocadas alrededor de un plan rectangular.  

La Iglesia es un maravilloso ejemplo de estilo típico del siglo XVII, ya a partir de la fachada de mármol. Entrando, te acoge una majestuosa nave con las seis capillas laterales, muchas pinturas realizadas por los artistas más importantes de la época y los altares de mármol.