Basílica de Santa Maria in Valvendra

Descripción

En Lovere hay la iglesia más amplia de la diocesis de Brescia: la Basilica de Santa Maria in Valvendra. La Basílica queda justo en las afueras del centro histórico de Lovere.

La iglesia se realizó para ser un santuario dedicado a la Virgen de las Gracias por voluntad de las familias de Lovere. Para realizarla, tuvieron desviar el torrente Valvendra - de allí su nombre.

De estilo gótico-renacentista, su fachada es muy sencilla, tiene un porche con 33 escalones representando los años de vida de Jesús. El interior es majestuoso y sorprendente, totalmente pintado al fresco.

Hay muchos frescos dedicados a la Trinidad, realizados en 1580, además de otros frescos dedicados a San José y a la Inmaculada, realizados en 1544 y 1535 por Andrea da Manerbio. Por fin, destacan las pinturas realizadas por Gian Giacomo Barbelli en 1647 en la capilla de San Francesco.

El órgano es una parte esencial de la Basílica y cuenta con puertas pintadas por Floriano Ferramola representando la Anunciación por el lado externo. En el lado interno se puede admirar el fresco de los Santos Faustino y Giovita de Alessandro Bonvicino, llamado Il Moretto.

 

El altar mayor de mármol es obra de Andrea Fantoni. Otro elemento muy significativo es el alto campanario situado al lado del ábside de la iglesia.

Entrada libre.

 


Continuar

En Lovere hay la iglesia más amplia de la diocesis de Brescia: la Basilica de Santa Maria in Valvendra. La Basílica queda justo en las afueras del centro histórico de Lovere.

La iglesia se realizó para ser un santuario dedicado a la Virgen de las Gracias por voluntad de las familias de Lovere. Para realizarla, tuvieron desviar el torrente Valvendra - de allí su nombre.

De estilo gótico-renacentista, su fachada es muy sencilla, tiene un porche con 33 escalones representando los años de vida de Jesús. El interior es majestuoso y sorprendente, totalmente pintado al fresco.

Hay muchos frescos dedicados a la Trinidad, realizados en 1580, además de otros frescos dedicados a San José y a la Inmaculada, realizados en 1544 y 1535 por Andrea da Manerbio. Por fin, destacan las pinturas realizadas por Gian Giacomo Barbelli en 1647 en la capilla de San Francesco.

El órgano es una parte esencial de la Basílica y cuenta con puertas pintadas por Floriano Ferramola representando la Anunciación por el lado externo. En el lado interno se puede admirar el fresco de los Santos Faustino y Giovita de Alessandro Bonvicino, llamado Il Moretto.

 

El altar mayor de mármol es obra de Andrea Fantoni. Otro elemento muy significativo es el alto campanario situado al lado del ábside de la iglesia.

Entrada libre.