Bitto Dop

Descripción

Según la leyenda, las orígenes del Bitto se remontan a los Celtas, el pueblo indoeuropeo que llegó a los Alpes bergamascos alrededor del siglo IV – III antes de Cristo. Pastores muy hábiles y queseros expertos, empezaron a producir quesos “larga vida”, para conservar las propiedades nutricionales de la leche: la palabra celta bitu quería decir “perenne” y, efectivamente, el Bitto hace que la leche sea casi eterna, ¡puesto que puede madurar durante más de 10 años!
El torrente que cruza el valle Valgerola y el valle de Albaredo, desembocando en el río Adda cerca del pueblo de Morbegno, se llama también Bitto: ¿acaso sus aguas sean perpetuas?


El procesamiento del queso Bitto, como para todas las marcas D.O.P., está sometido a un protocol muy estricto: es posible añadir solamente un 10% de leche de cabra cruda a la leche vacuna entera. El procesamiento tiene que realizarse in loco no más tarde de 30 minutos después del ordeño.
Por fin, el queso será de pasta cocida, parcialmente duro o bien duro, según su maduración. Si le maduración mínima es de 70 días, ¡la máxima puede tardar más de 10 años! A partir del 70° día, el Consorcio de Protección – tras controlar – marcará el queso.
Para conseguir un queso tan particular, las vacas de leche tienen que comer hierba de pasto de la zona de producción, que puede integrarse solamente con 2 kilos de substancia seca al día, formada por maíz, cebada, trigo, soja, melaza y sal para ganado.
El Bitto D.O.P. es excelente por sí solo, pero es también el ingrediente de muchas recetas de sabor intenso: omelettes con setas, gnocchi de castañas en salsa de Bitto, ensaladas, margottini (pequeños pasteles de polenta con un corazón de bitto derretido. ¡Pruébalas!

Continuar

Según la leyenda, las orígenes del Bitto se remontan a los Celtas, el pueblo indoeuropeo que llegó a los Alpes bergamascos alrededor del siglo IV – III antes de Cristo. Pastores muy hábiles y queseros expertos, empezaron a producir quesos “larga vida”, para conservar las propiedades nutricionales de la leche: la palabra celta bitu quería decir “perenne” y, efectivamente, el Bitto hace que la leche sea casi eterna, ¡puesto que puede madurar durante más de 10 años!
El torrente que cruza el valle Valgerola y el valle de Albaredo, desembocando en el río Adda cerca del pueblo de Morbegno, se llama también Bitto: ¿acaso sus aguas sean perpetuas?


El procesamiento del queso Bitto, como para todas las marcas D.O.P., está sometido a un protocol muy estricto: es posible añadir solamente un 10% de leche de cabra cruda a la leche vacuna entera. El procesamiento tiene que realizarse in loco no más tarde de 30 minutos después del ordeño.
Por fin, el queso será de pasta cocida, parcialmente duro o bien duro, según su maduración. Si le maduración mínima es de 70 días, ¡la máxima puede tardar más de 10 años! A partir del 70° día, el Consorcio de Protección – tras controlar – marcará el queso.
Para conseguir un queso tan particular, las vacas de leche tienen que comer hierba de pasto de la zona de producción, que puede integrarse solamente con 2 kilos de substancia seca al día, formada por maíz, cebada, trigo, soja, melaza y sal para ganado.
El Bitto D.O.P. es excelente por sí solo, pero es también el ingrediente de muchas recetas de sabor intenso: omelettes con setas, gnocchi de castañas en salsa de Bitto, ensaladas, margottini (pequeños pasteles de polenta con un corazón de bitto derretido. ¡Pruébalas!

Dónde puede encontrar este producto

Estacionalidad

El Bitto D.O.P. se produce desde el 1 de junio hasta el 30 de septiembre, en los pastos de los siguientes territorios del Valle Brembana, en Provincia de Bérgamo: Averara, Carona, Cusio, Foppolo, Mezzoldo, Piazzatorre, Santa Brigida y Valleve.

Maridajes

Valcalepio D.O.C.  rojo reserva
Valcalepio D.O.C.  moscatel de pasas
Moscato di Scanzo D.O.C.G.

Lo más destacado en los alrededores