Valle del Brunone

Descripción

El valle se llama así por causa del torrente Brunone atravesándolo, creando un paisaje rico de bosques, pequeñas praderas con senderos che llevan a casas rurales aisladas.

La importancia de este lugar e le debe tanto al paisaje bucólico como a los afloramientos de argilitas negras descubiertos en 1973: estas rocas conservan una riquísima fauna fósil remontándose al Triásico Superior, ¡o sea hace más de 200 millones de años!

Entre los hallazgos hay reptiles, peces, crustáceos e insectos. Sin embargo, el fósil más destacado es el de una libélula conocida como Italophlebia gervasuttii: en sus alas pueden incluso divisarse las nervaduras.


Para proteger este precioso territorio, el Museo de Ciencias Naturales de Bérgamo se dedicó a que el Valle Brunone fuera reconocido como Monumento Natural en 2001.

El área protegida, cerca de Ponte Giurino, comprende el curso central y bajo del Torrente Brunone, afluente del Torrente Imagna, y se halla en forestas mixtas de hoja caduca.

Además, hay otro particular haciendo este valle realmente único: las fuentes de agua sulfurosa. El proceso llevando a la formación de estas aguas es muy complejo y arranca unos kilómetros lejos, desde las aguas de argilitas de un pueblo cerca del lago de Iseo: Riva di Solto, rico de sulfuros. Sus propiedades benéficas ya se mencionan en 1876 en la obra “Il Bel Paese” del científico Antonio Stoppani.

Continuar

El valle se llama así por causa del torrente Brunone atravesándolo, creando un paisaje rico de bosques, pequeñas praderas con senderos che llevan a casas rurales aisladas.

La importancia de este lugar e le debe tanto al paisaje bucólico como a los afloramientos de argilitas negras descubiertos en 1973: estas rocas conservan una riquísima fauna fósil remontándose al Triásico Superior, ¡o sea hace más de 200 millones de años!

Entre los hallazgos hay reptiles, peces, crustáceos e insectos. Sin embargo, el fósil más destacado es el de una libélula conocida como Italophlebia gervasuttii: en sus alas pueden incluso divisarse las nervaduras.


Para proteger este precioso territorio, el Museo de Ciencias Naturales de Bérgamo se dedicó a que el Valle Brunone fuera reconocido como Monumento Natural en 2001.

El área protegida, cerca de Ponte Giurino, comprende el curso central y bajo del Torrente Brunone, afluente del Torrente Imagna, y se halla en forestas mixtas de hoja caduca.

Además, hay otro particular haciendo este valle realmente único: las fuentes de agua sulfurosa. El proceso llevando a la formación de estas aguas es muy complejo y arranca unos kilómetros lejos, desde las aguas de argilitas de un pueblo cerca del lago de Iseo: Riva di Solto, rico de sulfuros. Sus propiedades benéficas ya se mencionan en 1876 en la obra “Il Bel Paese” del científico Antonio Stoppani.