Ponte San Michele o di Paderno

Descripción

La mejor manera de disfrutar con el puente y su entorno natural es recorrer el carril bici a lo largo de la orilla bergamasca del río Adda.

Al mirar el puente, en seguida se piensa en la Torre Eiffel: efectivamente, estas dos obras fueron realizadas en la misma temporada (1887 – 1889) y comparten la misma técnica. Ambas están hechas por vigas clavadas: en este caso, ¡2.500 toneladas de hierro unidas por 100.000 clavos!

Si pasas por debajo del machón oriental del puente de Paderno podrás admirar mejor su increíble arcada, de 85 metros de altura.

La atmosfera en este lugar es muy particular: por un lado, vas a sentirte rodeado por la naturaleza (es imposible ver el pueblo desde aquí y los coches pasan demasiado lejos y no logran molestar), por el otro podrás admirar un prodigio del arquitectura del siglo pasado.


Curiosidad

Continuando por el camino, después de pocos minutos es posible también admirar la primera obra de excavación de la pared del desfiladero, llevada a cabo para insertar el machón del puente.

Sin embargo, debido a un cambio en el proyecto el machón fue construido un centenar de metros más adelante, así que hoy puedes ver desde muy cerca este impresionante corte en la roca, tan espectacular que se ha convertido en una popularísima pared de escalada deportiva

Continuar

La mejor manera de disfrutar con el puente y su entorno natural es recorrer el carril bici a lo largo de la orilla bergamasca del río Adda.

Al mirar el puente, en seguida se piensa en la Torre Eiffel: efectivamente, estas dos obras fueron realizadas en la misma temporada (1887 – 1889) y comparten la misma técnica. Ambas están hechas por vigas clavadas: en este caso, ¡2.500 toneladas de hierro unidas por 100.000 clavos!

Si pasas por debajo del machón oriental del puente de Paderno podrás admirar mejor su increíble arcada, de 85 metros de altura.

La atmosfera en este lugar es muy particular: por un lado, vas a sentirte rodeado por la naturaleza (es imposible ver el pueblo desde aquí y los coches pasan demasiado lejos y no logran molestar), por el otro podrás admirar un prodigio del arquitectura del siglo pasado.


Curiosidad

Continuando por el camino, después de pocos minutos es posible también admirar la primera obra de excavación de la pared del desfiladero, llevada a cabo para insertar el machón del puente.

Sin embargo, debido a un cambio en el proyecto el machón fue construido un centenar de metros más adelante, así que hoy puedes ver desde muy cerca este impresionante corte en la roca, tan espectacular que se ha convertido en una popularísima pared de escalada deportiva