Across Bergamo - Elisabetta Campanini

Descripción

¡Buenos días a todos y bienvenidos a Bérgamo!

Mi nombre es Elisabetta y soy una guía turística free-lance. Nací en Bérgamo Alta, seguramente la parte más preciosa de la ciudad, por eso los lugares que os enseñaré son los donde pasé mi infancia, donde estudié cuando era más joven y donde solía volver por la noche después de un largo día de trabajo.

Hoy mi ocupación consiste en “llevaros a dar un paseo”, intentando transmitiros lo que la Ciudad Vieja me ha enseñado durante treinta años y lo que Bérgamo y su preciosísimo territorio me han hecho descubrir durante tantos años de trabajo.

Las calles y las plazas que vamos a visitar juntos son las mismas donde pasearon – en el pasado – muchos personajes destacados como Bartolomeo Colleoni, Gaetano Donizetti, Henry Stendhal, Sigmund Freud, Hermann Hesse, Frank Lloyd Wright, Le Corbusier, Papa Juan, Ermanno Olmi,  Felice Gimondi y muchos otros más.

Durante los últimos diez años encontré personas de toda parte del mundo y describí nuestras bellezas en italiano, inglés, alemán y francés. Sin embargo, el estupor y la maravilla hablan un idioma universal que no necesita traducción. Aunque sea solamente un único encuentro, el tiempo que paso con los viajeros enriquece unos a otros: por eso mi objetivo consiste en hacer que quién visite Bérgamo quiera volver otra vez, para descubrir más lugares y disfrutar con otros sabores. No importa si se trata de un turista solo, un grupo organizado, una asociación cultural, una empresa o bien un grupo de amigos: siempre lograremos entrar en el ritmo perfecto para olvidarnos del estrés de la vida diaria sin darnos cuenta, por un día al menos.

Seguramente encontraremos a la gente local transmitiéndonos un tipo de atmósfera y de calor que ninguna guía turística es capaz de comunicar. Podremos hablar con ellos y escucharles hablar sobre cómo han cambiado durante los años los lugares que visitaremos, cómo viven sus días y cómo se relacionan con la vida social de la ciudad.

Después de un día “a la bergamasca”, estoy segura de que os tendréis ganas de volver y de traer también a vuestros amigos. ¡Yo estaré aquí para daros la bienvenida una vez más! 


Continuar

¡Buenos días a todos y bienvenidos a Bérgamo!

Mi nombre es Elisabetta y soy una guía turística free-lance. Nací en Bérgamo Alta, seguramente la parte más preciosa de la ciudad, por eso los lugares que os enseñaré son los donde pasé mi infancia, donde estudié cuando era más joven y donde solía volver por la noche después de un largo día de trabajo.

Hoy mi ocupación consiste en “llevaros a dar un paseo”, intentando transmitiros lo que la Ciudad Vieja me ha enseñado durante treinta años y lo que Bérgamo y su preciosísimo territorio me han hecho descubrir durante tantos años de trabajo.

Las calles y las plazas que vamos a visitar juntos son las mismas donde pasearon – en el pasado – muchos personajes destacados como Bartolomeo Colleoni, Gaetano Donizetti, Henry Stendhal, Sigmund Freud, Hermann Hesse, Frank Lloyd Wright, Le Corbusier, Papa Juan, Ermanno Olmi,  Felice Gimondi y muchos otros más.

Durante los últimos diez años encontré personas de toda parte del mundo y describí nuestras bellezas en italiano, inglés, alemán y francés. Sin embargo, el estupor y la maravilla hablan un idioma universal que no necesita traducción. Aunque sea solamente un único encuentro, el tiempo que paso con los viajeros enriquece unos a otros: por eso mi objetivo consiste en hacer que quién visite Bérgamo quiera volver otra vez, para descubrir más lugares y disfrutar con otros sabores. No importa si se trata de un turista solo, un grupo organizado, una asociación cultural, una empresa o bien un grupo de amigos: siempre lograremos entrar en el ritmo perfecto para olvidarnos del estrés de la vida diaria sin darnos cuenta, por un día al menos.

Seguramente encontraremos a la gente local transmitiéndonos un tipo de atmósfera y de calor que ninguna guía turística es capaz de comunicar. Podremos hablar con ellos y escucharles hablar sobre cómo han cambiado durante los años los lugares que visitaremos, cómo viven sus días y cómo se relacionan con la vida social de la ciudad.

Después de un día “a la bergamasca”, estoy segura de que os tendréis ganas de volver y de traer también a vuestros amigos. ¡Yo estaré aquí para daros la bienvenida una vez más!