Castillo de Bianzano

Descripción

Un león rampante y un águila con garras poderosas  agarrando su presa destacan en el blasón del antigua y noble familia Suardi, pintado en el portal de entrada del Castillo de Bianzano. Construido en el siglo XIII, el complejo histórico tiene una planta perfectamente cuadrada, con sus diagonales orientadas hacia los cuatro puntos cardenales.

Situado en un altiplano dominando la vertiente occidental del Valle Cavallina, permitía controlar los lados Noroeste y Noreste por donde solían llegar los enemigos: la calle procedente del Valle Seriana a través del Valle Rossa y la que ponía en comunicación Bérgamo con el Lago de Iseo y el Valle Camonica. Además, ofrecía una visual muy buena del Lago de Endine y del Monte Torrezzo.

Una serie de proporciones numéricas y de símbolos esparcidos por todo el edificio nos hacen pensar que -originariamente – el castillo era una sede de los Templarios, los caballeros del antiguo orden religioso medieval: ¿te gustaría conocer algo más? 


La presencia de los Templarios cuenta con el apoyo de unos indicios conocidos, pero recientemente se les añadieron otros más. El primero se halla en el blasón del Ayuntamiento de Bianzano, donde aparecen dos símbolos: una concha de plata y el bastón del peregrino, signos que demuestran el hecho de que el pueblo fue un lugar de descanso para fieles y viandantes. Los Templarios garantizaban asistencia a los peregrinos y es probable que eligieron este lugar como punto de referencia para el control del valle superior.

Pero hay más: historiadores y aficionados investigaron sobre el castillo durante mucho tiempo y esto es lo que descubrieron.

Primero, el 1,618: el número áureo, conocido también como “razón de Fidias”, obtenido al dividir la altura entre la base de los dos portales del pequeño patio del Castillo. Un número teorizado ya por los Griegos y utilizado también por Leonardo da Vinci, el cual lo aplicó a su Cenáculo. Por otra parte, parece que en Castel del Monte, en Apulia, se encuentren los mismos elementos arqueo-astronómicos presentes también en Bianzano: la orientación hacia los 4 puntos cardenales con los ángulos de la planta cuadrada regula con precisión los rayos del sol durante solsticios y equinoccios.

Más en detalle, durante los equinoccios la luz alumbra un preciso ángulo interno, mientras que durante los solsticios los puntos de incidencia detectan anchura y altura de la torre, del castillo y del patio; en cambio, la luna corrige la orientación del castillo hacia los puntos cardenales con 10 grados de diferencia.

Entre los símbolos, cabe decir que las “flores de la vida” presentes en muchos edificios de culto templarios, junto con los rombos blancos y negros, pueden disfrazar el dualismo cielo-tierra y luz-oscuridad, típico de la cultura de los Templarios.

Parece que el misterio del castillo de Bianzano se esconda en un medallón pintado en la bóveda de la torre de defensa, representando unos aves. Se trata de piquituertos los cuales, según la leyenda, intentaron quitar las espinas de la corona de Cristo: es muy evidente la referencia a la cruz de los Templarios.

Curiosidad

Cada año, durante el primer fin de semana de agosto, el Castillo acoge la recreación histórica de un evento extremamente importante: en 1367 Giovanni, miembro de la familia Suardi, se casó con Bernarda Visconti, hija de Bernabò, regente del Ducado de Milán, recibiendo como regalo el mismo castillo.

Despues de las obras de reacondicionamiento (1960-70), el edificio es ahora en muy buenas condiciones estructurales; sirve de residencia estival de sus dueños y durante todo el año es habitado por una pareja de inquilinos/tutores, que viven en el entrepiso de la torre.

Continuar

Un león rampante y un águila con garras poderosas  agarrando su presa destacan en el blasón del antigua y noble familia Suardi, pintado en el portal de entrada del Castillo de Bianzano. Construido en el siglo XIII, el complejo histórico tiene una planta perfectamente cuadrada, con sus diagonales orientadas hacia los cuatro puntos cardenales.

Situado en un altiplano dominando la vertiente occidental del Valle Cavallina, permitía controlar los lados Noroeste y Noreste por donde solían llegar los enemigos: la calle procedente del Valle Seriana a través del Valle Rossa y la que ponía en comunicación Bérgamo con el Lago de Iseo y el Valle Camonica. Además, ofrecía una visual muy buena del Lago de Endine y del Monte Torrezzo.

Una serie de proporciones numéricas y de símbolos esparcidos por todo el edificio nos hacen pensar que -originariamente – el castillo era una sede de los Templarios, los caballeros del antiguo orden religioso medieval: ¿te gustaría conocer algo más? 


La presencia de los Templarios cuenta con el apoyo de unos indicios conocidos, pero recientemente se les añadieron otros más. El primero se halla en el blasón del Ayuntamiento de Bianzano, donde aparecen dos símbolos: una concha de plata y el bastón del peregrino, signos que demuestran el hecho de que el pueblo fue un lugar de descanso para fieles y viandantes. Los Templarios garantizaban asistencia a los peregrinos y es probable que eligieron este lugar como punto de referencia para el control del valle superior.

Pero hay más: historiadores y aficionados investigaron sobre el castillo durante mucho tiempo y esto es lo que descubrieron.

Primero, el 1,618: el número áureo, conocido también como “razón de Fidias”, obtenido al dividir la altura entre la base de los dos portales del pequeño patio del Castillo. Un número teorizado ya por los Griegos y utilizado también por Leonardo da Vinci, el cual lo aplicó a su Cenáculo. Por otra parte, parece que en Castel del Monte, en Apulia, se encuentren los mismos elementos arqueo-astronómicos presentes también en Bianzano: la orientación hacia los 4 puntos cardenales con los ángulos de la planta cuadrada regula con precisión los rayos del sol durante solsticios y equinoccios.

Más en detalle, durante los equinoccios la luz alumbra un preciso ángulo interno, mientras que durante los solsticios los puntos de incidencia detectan anchura y altura de la torre, del castillo y del patio; en cambio, la luna corrige la orientación del castillo hacia los puntos cardenales con 10 grados de diferencia.

Entre los símbolos, cabe decir que las “flores de la vida” presentes en muchos edificios de culto templarios, junto con los rombos blancos y negros, pueden disfrazar el dualismo cielo-tierra y luz-oscuridad, típico de la cultura de los Templarios.

Parece que el misterio del castillo de Bianzano se esconda en un medallón pintado en la bóveda de la torre de defensa, representando unos aves. Se trata de piquituertos los cuales, según la leyenda, intentaron quitar las espinas de la corona de Cristo: es muy evidente la referencia a la cruz de los Templarios.

Curiosidad

Cada año, durante el primer fin de semana de agosto, el Castillo acoge la recreación histórica de un evento extremamente importante: en 1367 Giovanni, miembro de la familia Suardi, se casó con Bernarda Visconti, hija de Bernabò, regente del Ducado de Milán, recibiendo como regalo el mismo castillo.

Despues de las obras de reacondicionamiento (1960-70), el edificio es ahora en muy buenas condiciones estructurales; sirve de residencia estival de sus dueños y durante todo el año es habitado por una pareja de inquilinos/tutores, que viven en el entrepiso de la torre.

5€

Visite guidate al castello di Bianzano 2016

Visite guidate 
MAGGIO - OTTOBRE 

22 MAGGIO
26 GIUGNO
19 LUGLIO
7 AGOSTO
11 SETTEMBRE
23 OTTOBRE

Visita su prenotazione allo +39 035814001 o cortedeisuardo@gmail.com

Tariffa adulti
Castello + Chiesa + Santuario 5€
Castello + chiesa o Castello + santuario 4€
Castello 3€

Bambini gratis fino a 12 anni

Continuar

Visite guidate 
MAGGIO - OTTOBRE 

22 MAGGIO
26 GIUGNO
19 LUGLIO
7 AGOSTO
11 SETTEMBRE
23 OTTOBRE

Visita su prenotazione allo +39 035814001 o cortedeisuardo@gmail.com

Tariffa adulti
Castello + Chiesa + Santuario 5€
Castello + chiesa o Castello + santuario 4€
Castello 3€

Bambini gratis fino a 12 anni