Museo de la Basílica de Gandino

Descripción

El museo de la Basílica de Gandino, creado para acoger las numerosas obras de arte de la parroquia, fue fundado por monsignor Giovanni Bonzi y se inauguró el 15 de diciembre de 1929 (uno de los primeros museos de este tipo en Italia. Conserva tesoros inestimables, fruto de la fe, de la generosidad y de la ambición cultural de la comunidad y de las familias más ricas, que donaron muchas piezas a las iglesias de Gandino a partir del siglo XV.  El proyecto de un museo que guardara los tesoros de la Basílica fue apoyado también por el futuro papa Angelo Roncalli, que visitó Gandino muchas veces. Como sede se seleccionó la vivienda del Vicario, un palacio del siglo XVI situado cerca de la Basílica. El museo, demasiado pequeño por acoger todas las obras donadas durante los siglos, se renovó y se amplió en 1963 por voluntad de monseñor Antonio Giuliani. Se amplió aun más en los años ochenta gracias a monseñor Alessandro Recanati, que realizó la sección dedicada a los pesebres y al sector textil, utilizando un antiguo edificio cercano.

Sección de arte religioso

Ornamentos religiosos, vestiduras, tapices, ostensorios, cálices, pinturas y un maravilloso altar en lámina de plata: ¡vaya maravillas en este pequeño Museo!

Los amantes del arte sacro no pueden perderse una visita aquí: siendo uno de los más antiguos de la zona, el museo acoge muchas obras destacadas provenientes de la cercana basílica de Gandino y de otras iglesias del territorio.  

Es posible admiran tapices flamencos, tejidos antiguos y de gran valor, bordados de lino y hilados de metal, taraceas de madera, muebles, ornamentos religiosos. Destaca el gran altar de plata realizado por los mejores artistas italianos y europeos.

Aparte de esto, en la pinacoteca podrás admirar obras realizadas por artistas locales y por artistas más conocidos, como por ejemplo Carpinoni: el tesoro incluye ostensorios (como un espléndido articulo bávaro de plata de 1527, del peso de 11 kilos), cálices y otros objetos de orfebrería.

 


Continuar

El museo de la Basílica de Gandino, creado para acoger las numerosas obras de arte de la parroquia, fue fundado por monsignor Giovanni Bonzi y se inauguró el 15 de diciembre de 1929 (uno de los primeros museos de este tipo en Italia. Conserva tesoros inestimables, fruto de la fe, de la generosidad y de la ambición cultural de la comunidad y de las familias más ricas, que donaron muchas piezas a las iglesias de Gandino a partir del siglo XV.  El proyecto de un museo que guardara los tesoros de la Basílica fue apoyado también por el futuro papa Angelo Roncalli, que visitó Gandino muchas veces. Como sede se seleccionó la vivienda del Vicario, un palacio del siglo XVI situado cerca de la Basílica. El museo, demasiado pequeño por acoger todas las obras donadas durante los siglos, se renovó y se amplió en 1963 por voluntad de monseñor Antonio Giuliani. Se amplió aun más en los años ochenta gracias a monseñor Alessandro Recanati, que realizó la sección dedicada a los pesebres y al sector textil, utilizando un antiguo edificio cercano.

Sección de arte religioso

Ornamentos religiosos, vestiduras, tapices, ostensorios, cálices, pinturas y un maravilloso altar en lámina de plata: ¡vaya maravillas en este pequeño Museo!

Los amantes del arte sacro no pueden perderse una visita aquí: siendo uno de los más antiguos de la zona, el museo acoge muchas obras destacadas provenientes de la cercana basílica de Gandino y de otras iglesias del territorio.  

Es posible admiran tapices flamencos, tejidos antiguos y de gran valor, bordados de lino y hilados de metal, taraceas de madera, muebles, ornamentos religiosos. Destaca el gran altar de plata realizado por los mejores artistas italianos y europeos.

Aparte de esto, en la pinacoteca podrás admirar obras realizadas por artistas locales y por artistas más conocidos, como por ejemplo Carpinoni: el tesoro incluye ostensorios (como un espléndido articulo bávaro de plata de 1527, del peso de 11 kilos), cálices y otros objetos de orfebrería.