Casa natal de Donizetti • • Visit Bergamo

Casa natal de Donizetti

Descripción

Con estas palabras uno de los cinco compositores más renombrados de siempre describe, en una carta a Simone Mayr, la vivienda de su familia de origen.
La casa donde nació Donizetti, monumento nacional, se halla en Bérgamo, en via Borgo Canale, donde los edificios solían ser muy pobres y arruinados.
La familia del compositor vivía en el sótano del edificio que hoy puede visitarse también en su planta baja, al cual se entraba a través de una escalera estrecha. La vivienda era muy sencilla, formada por dos habitaciones – cocina y dormitorio –, además de un pozo y una nevera.
El destino de Donizetti parece ya sellado: durante su vida entrelazó las notas creando músicas inmortales, tal como sus padres entrelazaban tejidos. De hecho, los padres del Maestro eran sastres y pertenecían a aquella gente humilde ganándose la vida trabajando para los señores de Città Alta. Donizetti logró redimir sus orígenes y dar fama a su ciudad.


Desde hace algún tiempo, es posible vivir un día en casa de Donizetti, gracias al proyecto llamado “Impronte sonore” (“Huellas Sonoras”): un recorrido multimedia que evoca la vida de una típica familia bergamasca del siglo XVIII, a través de sonidos y ruidos. Una experiencia de lo más sorprendente y emocionante.

Continuar

Con estas palabras uno de los cinco compositores más renombrados de siempre describe, en una carta a Simone Mayr, la vivienda de su familia de origen.
La casa donde nació Donizetti, monumento nacional, se halla en Bérgamo, en via Borgo Canale, donde los edificios solían ser muy pobres y arruinados.
La familia del compositor vivía en el sótano del edificio que hoy puede visitarse también en su planta baja, al cual se entraba a través de una escalera estrecha. La vivienda era muy sencilla, formada por dos habitaciones – cocina y dormitorio –, además de un pozo y una nevera.
El destino de Donizetti parece ya sellado: durante su vida entrelazó las notas creando músicas inmortales, tal como sus padres entrelazaban tejidos. De hecho, los padres del Maestro eran sastres y pertenecían a aquella gente humilde ganándose la vida trabajando para los señores de Città Alta. Donizetti logró redimir sus orígenes y dar fama a su ciudad.


Desde hace algún tiempo, es posible vivir un día en casa de Donizetti, gracias al proyecto llamado “Impronte sonore” (“Huellas Sonoras”): un recorrido multimedia que evoca la vida de una típica familia bergamasca del siglo XVIII, a través de sonidos y ruidos. Una experiencia de lo más sorprendente y emocionante.

Lo más destacado en los alrededores