Museo Arte Sacra

Descripción

El arte llamado religioso o sacro representa un elemento más en la oferta de cada lugar; de esta forma, se ha decidido exponer objetos y documentos guardados en la iglesia parroquial de Schilpario dedicada a San Antonio de Padua.

En el mes de julio de 2007 se inauguró’ este espacio, en la pequeña iglesia de San Rocco justo al lado de la iglesia mayor, donde se pueden admirar los objetos y el decorado sacro que la comunidad de Schilpario lleva cuatro siglos guardando cuidadosamente.  Libros, cálices, pequeñas ampollas, paramentos sacros y objetos litúrgicos son capaces de enseñar cómo el arte, la historia, la cultura, la tradición y la fe se entrelazan incluso aquí en el Valle di Scalve.

 


Destaca el catafalco majestuoso de madera oscura que se solía utilizar como caja de muerto con distintos niveles de altura en la celebración de funerales según la categoría:  primera, segunda o tercera.

De carácter más afectivo son las piezas pertenecidas a varios curas de épocas distintas, todos nacidos en Schilpario.  

Sorprende encontrar objetos pertenecidos al Cardenal Angelo Maj, ilustre paleógrafo que descubrió unos fragmentos de la obra “De República” de Cicerone, al cual le dedicó una oda nada menos que Giacomo Leopardi, que lo llamo’ “lo scopritor famoso - el descubridor renombrado”.

 

Continuar

El arte llamado religioso o sacro representa un elemento más en la oferta de cada lugar; de esta forma, se ha decidido exponer objetos y documentos guardados en la iglesia parroquial de Schilpario dedicada a San Antonio de Padua.

En el mes de julio de 2007 se inauguró’ este espacio, en la pequeña iglesia de San Rocco justo al lado de la iglesia mayor, donde se pueden admirar los objetos y el decorado sacro que la comunidad de Schilpario lleva cuatro siglos guardando cuidadosamente.  Libros, cálices, pequeñas ampollas, paramentos sacros y objetos litúrgicos son capaces de enseñar cómo el arte, la historia, la cultura, la tradición y la fe se entrelazan incluso aquí en el Valle di Scalve.

 


Destaca el catafalco majestuoso de madera oscura que se solía utilizar como caja de muerto con distintos niveles de altura en la celebración de funerales según la categoría:  primera, segunda o tercera.

De carácter más afectivo son las piezas pertenecidas a varios curas de épocas distintas, todos nacidos en Schilpario.  

Sorprende encontrar objetos pertenecidos al Cardenal Angelo Maj, ilustre paleógrafo que descubrió unos fragmentos de la obra “De República” de Cicerone, al cual le dedicó una oda nada menos que Giacomo Leopardi, que lo llamo’ “lo scopritor famoso - el descubridor renombrado”.