La Pasqualina

Descripción

Disfruta un momento delicioso en este histórica pastelería de Almenno San Bartolomeo, abierta en el año 1912. Desde el café, molido y tostado en casa, hasta los riquísimos croissant y el célebre helado: en La Pasqualina puedes satisfacer cualquier tipo de gana. Todo se produce aquí, en el laboratorio del local.

 

Su dueño, Riccardo Schiavi, presta mucho cuidado a la alimentación y a la selección de las materias primas utilizadas. Esta búsqueda continua, junto con su pasión, hicieron que obtuviese la prestigiosa certificación de la revista Gambero Rosso como uno de los mejores 30 bares de Italia del año 2018. Pero esto no es lo más destacado: lo que más importa son los clientes, así que su objetivo mayor es que se sientan como en su casa, ofreciéndoles productos únicos y de alta calidad.  

 

En La Pasqualina se puede desayunar, almorzar, disfrutar una merienda exquisita o también un aperitivo apetitoso, en uno de los hermosos salones internos o bien en la amplia terraza exterior en primavera o verano. Si estás en busca del lugar perfecto por tu ocasión especial, La Pasqualina organiza también cumpleaños, bautismos y otros tipos de fiesta.

 


La Pasqualina vende incluso productos para personas con intolerancias alimentarias: puedes probar sus galletas sin gluten o sus sorbetes sin lactosa: el al sabor de chocolate es para chuparse los dedos.

 

Por fin, Riccardo patentó un contenedor de helado especial, un envase con un espacio por cada sabor. Esta innovación tuvo mucho éxito, porque permite a los clientes con intolerancias o alergias de saborear su helado preferido en casa, sin correr el riesgo de contaminaciones entre los varios sabores.  

 

Continuar

Disfruta un momento delicioso en este histórica pastelería de Almenno San Bartolomeo, abierta en el año 1912. Desde el café, molido y tostado en casa, hasta los riquísimos croissant y el célebre helado: en La Pasqualina puedes satisfacer cualquier tipo de gana. Todo se produce aquí, en el laboratorio del local.

 

Su dueño, Riccardo Schiavi, presta mucho cuidado a la alimentación y a la selección de las materias primas utilizadas. Esta búsqueda continua, junto con su pasión, hicieron que obtuviese la prestigiosa certificación de la revista Gambero Rosso como uno de los mejores 30 bares de Italia del año 2018. Pero esto no es lo más destacado: lo que más importa son los clientes, así que su objetivo mayor es que se sientan como en su casa, ofreciéndoles productos únicos y de alta calidad.  

 

En La Pasqualina se puede desayunar, almorzar, disfrutar una merienda exquisita o también un aperitivo apetitoso, en uno de los hermosos salones internos o bien en la amplia terraza exterior en primavera o verano. Si estás en busca del lugar perfecto por tu ocasión especial, La Pasqualina organiza también cumpleaños, bautismos y otros tipos de fiesta.

 


La Pasqualina vende incluso productos para personas con intolerancias alimentarias: puedes probar sus galletas sin gluten o sus sorbetes sin lactosa: el al sabor de chocolate es para chuparse los dedos.

 

Por fin, Riccardo patentó un contenedor de helado especial, un envase con un espacio por cada sabor. Esta innovación tuvo mucho éxito, porque permite a los clientes con intolerancias o alergias de saborear su helado preferido en casa, sin correr el riesgo de contaminaciones entre los varios sabores.