Parco Minerario Ing. Andrea Bonicelli • • Visit Bergamo

Parco Minerario Ing. Andrea Bonicelli

Descripción

Infos Historiques

Desde el punto de vista geológico el Valle di Scalve se inserta en el complejo orográfico de los Prealpes Orobios, rico de yacimientos mineros sobre todo de hierro, pero también de muchos otros minerales, como barita, cobre, plomo, zinc y fluorita. En la economía y en la vida de los habitantes del Valle di Scalve en pasado tuvieron mucha importancia las minas de hierro que se encuentran a pocos kilómetros de Schilpario, a lo largo del recorrido que sube hacia el Paso dei Campelli y el Paso del Vivione.

Se congetura que la explotación de los recursos mineros del Valle di Scalve haya empezado en el 300 a. C.; algunos documentos aduaneros hacen pensar que los habitantes del valle comerciaran cinco toneladas de hierro al año (año 1000). Durante siglos la excavación y la producción del mineral corría a cargo de consorcios de pequeños propietarios: por aquel entonces el trabajo en la mina era durísimo por las condiciones inhumanas en las que se trabajaban centenares de hombres y adolescentes; a inicios de 1930, cuando sociedades como la Ilva, Breda y Falck sustituyeron los pequeños consorcios, se introdujeron tecnologías modernas y se empezó a explotar intensivamente los yacimientos hasta 1972, año en el que la actividad de las minas del valle cesó por haberse vuelto antieconómica.

La actividad de extracción encontraba su natural complemento en la de los dos hornos de fundición, uno en Schilpario y uno en Dezzo (que trabajaba también los minerales de las minas de la Manina): en estos se producía un gran número de utillajes y, bajo el dominio véneto, de armas.

Criterios de exposición

En el Museo etnográfico de Schilpario, en un pequeño espacio lateral en el semisótano, una sección atestigua la actividad de la mina con fotografías, acotaciones y algunos utillajes para la excavación y el transporte del mineral. Sin embargo, la presencia humana y palpable de la vida de la mina está documentada de manera completa, y para nosotros hoy emocionante, por el Parque Minero "Ing. Andrea Bonicelli", inaugurado en junio de 1998: se trata de un verdadero Museo de la mina, abierto dentro de la galería "Gaffione", con un  recorrido que, en su primer tramo, se desarrolla por 2 kilómetros en tren y 1 a pie. La boca del túnel se encuentra en Gaffione, a 1244 metros de altura, casi 4 kilómetros más allá de Schilpario, poco por debajo del pueblo minero Fondi, con la pequeña iglesia dedicada a S. Bárbara.

El recorrido expositivo ha sido realizado gracias a la iniciativa, nacida en 1997 y hecha realidad en tan sólo un año, de un grupo de aficionados lugareños que han constituido la "Cooperativa Ski-Mine" de Schilpario, con el objetivo de hacer revivir unj mundo ya desaparecido y marcado por el duro trabajo de varias generaciones. La visita al Museo se realiza adentrándose en las entrañas de la montaña con un guía experto que explica la tipología de la mina, los métodos de excavación, transporte y producción de los minerales, en su mayoría siderita y hematites; se avanza en la oscuridad de la galería, rota de vez en cuando por los focos alimentados por un generador, sistema de iluminación que para el público sustituye las viejas lámparas de acetileno de los mineros.

La excavación se realizaba con método e instrumentos arcaicos: excavando en una galería "estéril" se encontraba la "vena" y se empezaba el "cultivo" del material. Todavía están presentes los "camini" para seguir la "vena" y los "inghiottoi" para descargar el material ferroso que tenía que ser enviado a la salida. En pasado, después de una primera criba, se procedía a llevar el mineral hacia el exterior en pequeños cuévanos (de los que se conserva algún ejemplar) gracias al trabajo de los "purtì", muchachos de 12-13 años que se empleaban debido a su pequeña estatura; sólo más tarde se introdujeron vagonetas para transportar el mineral que se acumulaba en el exterior, desde donde los "strusì" lo arrastraban hacia el valle: algunas vagonetas se conservan en la entrada de la mina y en la galería, donde todavía existen las relativas vías.

Como testimonio de la riqueza minera del Valle di Scalve, dos secciones, unidas sea al Museo de la mina sea al Museo etnográfico, conservan minerales de todo tipo, en su mayoría procedentes de la zona. Una de las secciones se encuentra en la cercana aldea de Pradella, en el hotel S. Marco, la otra en Schilpario, en calle Padre Maj, en el histórico edificio Gregori, cedido en comodato gratuito al Ayuntamiento por el actual dueño, para exposiciones temporales. En ambas sedes una modernas vitrinas exponen minerales de hierro (siderita, pirita, hematites), de cobre (malaquita, azurita, calcopirita), formaciones de barita y cristales de aragonito: es un mundo fascinante de formas y colores que añade una nota más al patrimonio histórico y ambiental del Valle di Scalve.

Tarifas:Entrada de pago. Tarifas reducidas.


Continuar

Infos Historiques

Desde el punto de vista geológico el Valle di Scalve se inserta en el complejo orográfico de los Prealpes Orobios, rico de yacimientos mineros sobre todo de hierro, pero también de muchos otros minerales, como barita, cobre, plomo, zinc y fluorita. En la economía y en la vida de los habitantes del Valle di Scalve en pasado tuvieron mucha importancia las minas de hierro que se encuentran a pocos kilómetros de Schilpario, a lo largo del recorrido que sube hacia el Paso dei Campelli y el Paso del Vivione.

Se congetura que la explotación de los recursos mineros del Valle di Scalve haya empezado en el 300 a. C.; algunos documentos aduaneros hacen pensar que los habitantes del valle comerciaran cinco toneladas de hierro al año (año 1000). Durante siglos la excavación y la producción del mineral corría a cargo de consorcios de pequeños propietarios: por aquel entonces el trabajo en la mina era durísimo por las condiciones inhumanas en las que se trabajaban centenares de hombres y adolescentes; a inicios de 1930, cuando sociedades como la Ilva, Breda y Falck sustituyeron los pequeños consorcios, se introdujeron tecnologías modernas y se empezó a explotar intensivamente los yacimientos hasta 1972, año en el que la actividad de las minas del valle cesó por haberse vuelto antieconómica.

La actividad de extracción encontraba su natural complemento en la de los dos hornos de fundición, uno en Schilpario y uno en Dezzo (que trabajaba también los minerales de las minas de la Manina): en estos se producía un gran número de utillajes y, bajo el dominio véneto, de armas.

Criterios de exposición

En el Museo etnográfico de Schilpario, en un pequeño espacio lateral en el semisótano, una sección atestigua la actividad de la mina con fotografías, acotaciones y algunos utillajes para la excavación y el transporte del mineral. Sin embargo, la presencia humana y palpable de la vida de la mina está documentada de manera completa, y para nosotros hoy emocionante, por el Parque Minero "Ing. Andrea Bonicelli", inaugurado en junio de 1998: se trata de un verdadero Museo de la mina, abierto dentro de la galería "Gaffione", con un  recorrido que, en su primer tramo, se desarrolla por 2 kilómetros en tren y 1 a pie. La boca del túnel se encuentra en Gaffione, a 1244 metros de altura, casi 4 kilómetros más allá de Schilpario, poco por debajo del pueblo minero Fondi, con la pequeña iglesia dedicada a S. Bárbara.

El recorrido expositivo ha sido realizado gracias a la iniciativa, nacida en 1997 y hecha realidad en tan sólo un año, de un grupo de aficionados lugareños que han constituido la "Cooperativa Ski-Mine" de Schilpario, con el objetivo de hacer revivir unj mundo ya desaparecido y marcado por el duro trabajo de varias generaciones. La visita al Museo se realiza adentrándose en las entrañas de la montaña con un guía experto que explica la tipología de la mina, los métodos de excavación, transporte y producción de los minerales, en su mayoría siderita y hematites; se avanza en la oscuridad de la galería, rota de vez en cuando por los focos alimentados por un generador, sistema de iluminación que para el público sustituye las viejas lámparas de acetileno de los mineros.

La excavación se realizaba con método e instrumentos arcaicos: excavando en una galería "estéril" se encontraba la "vena" y se empezaba el "cultivo" del material. Todavía están presentes los "camini" para seguir la "vena" y los "inghiottoi" para descargar el material ferroso que tenía que ser enviado a la salida. En pasado, después de una primera criba, se procedía a llevar el mineral hacia el exterior en pequeños cuévanos (de los que se conserva algún ejemplar) gracias al trabajo de los "purtì", muchachos de 12-13 años que se empleaban debido a su pequeña estatura; sólo más tarde se introdujeron vagonetas para transportar el mineral que se acumulaba en el exterior, desde donde los "strusì" lo arrastraban hacia el valle: algunas vagonetas se conservan en la entrada de la mina y en la galería, donde todavía existen las relativas vías.

Como testimonio de la riqueza minera del Valle di Scalve, dos secciones, unidas sea al Museo de la mina sea al Museo etnográfico, conservan minerales de todo tipo, en su mayoría procedentes de la zona. Una de las secciones se encuentra en la cercana aldea de Pradella, en el hotel S. Marco, la otra en Schilpario, en calle Padre Maj, en el histórico edificio Gregori, cedido en comodato gratuito al Ayuntamiento por el actual dueño, para exposiciones temporales. En ambas sedes una modernas vitrinas exponen minerales de hierro (siderita, pirita, hematites), de cobre (malaquita, azurita, calcopirita), formaciones de barita y cristales de aragonito: es un mundo fascinante de formas y colores que añade una nota más al patrimonio histórico y ambiental del Valle di Scalve.

Tarifas:Entrada de pago. Tarifas reducidas.