Oratorio dei Disciplini (Danza de la Muerte)

Descripción

En Clusone, justo frente a la Basílica de Santa Maria Assunta, el Oratorio dei Disciplini es un edificio medieval del siglo XIV, requerido por la cofradía de los Disciplini de Bérgamo para que fuera la sede de su orden religioso.

Es un edificio sencillo, pero cuenta con muchos frescos de gran valor: el que más destaca lo realizó el pintor de Clusone Giacomo Borlone de Buschis y se divide en 5 partes, representando así una sintes única en Europa del tema de la muerte a finales de la Edad Media.

El Triunfo de la Muerte y la Danza Macabra se sitúan en la parte exterior, la vida de Jesús con la Crucifixión en el interior.

En el Triunfo de la Muerte, ella reina sobre todo el mundo y todos los hombres, mientras que en la parte más abajo del fresco cada personaje, todavía en vida, con miedo y desesperación encuentra al propio esqueleto. Todo esto se representa como un desfile en parejas, donde el esqueleto (el muerto) es el doble de la persona viviente: se trata de la renombrada Danza Macabra, un tema muy popular en el norte de Europa.

La Edad Media fue una época de pestilencias e inseguridad, pero también de arte y gusto estético. En esa temporada se solía comunicar al pueblo a través de las imágenes, más inmediatas y comprensibles también por los numerosos analfabetos de esa temporada: por eso los monjes “Disciplini” de Clusone comisionaron estos espléndidos frescos representando la Danza de la Muerte.

Pero ¿quiénes eran los Disciplini? Se trataba de una cofradía entregada a las obras caritativas con los desheredados de la sociedad y seguía unas reglas de vida extremamente rígidas, marcadas por las oraciones, la penitencia y la autoflagelación. Los cofrades estaban tan preocupados por la salvación del alma que decidieron representar el Triunfo de la Muerte en forma de esqueleto, indiferente frente a la riqueza y el poder de reyes, caballeros y papas. Todo el mundo está sometido a Ella, así que todos tienen que vivir con rectitud en previsión de la salvación eterna.

Cualquier persona se queda con la boca abierta al mirar la belleza de esta obra, que lleva quinientos años decorando las paredes de este edificio religioso y ha sido restaurada hace muy poco. 

Se puede visitar el sábado y el domingo desde las 10.00 hasta las 18.00, pero se recomienda controlar los horarios en la web antes de ir.


Continuar

En Clusone, justo frente a la Basílica de Santa Maria Assunta, el Oratorio dei Disciplini es un edificio medieval del siglo XIV, requerido por la cofradía de los Disciplini de Bérgamo para que fuera la sede de su orden religioso.

Es un edificio sencillo, pero cuenta con muchos frescos de gran valor: el que más destaca lo realizó el pintor de Clusone Giacomo Borlone de Buschis y se divide en 5 partes, representando así una sintes única en Europa del tema de la muerte a finales de la Edad Media.

El Triunfo de la Muerte y la Danza Macabra se sitúan en la parte exterior, la vida de Jesús con la Crucifixión en el interior.

En el Triunfo de la Muerte, ella reina sobre todo el mundo y todos los hombres, mientras que en la parte más abajo del fresco cada personaje, todavía en vida, con miedo y desesperación encuentra al propio esqueleto. Todo esto se representa como un desfile en parejas, donde el esqueleto (el muerto) es el doble de la persona viviente: se trata de la renombrada Danza Macabra, un tema muy popular en el norte de Europa.

La Edad Media fue una época de pestilencias e inseguridad, pero también de arte y gusto estético. En esa temporada se solía comunicar al pueblo a través de las imágenes, más inmediatas y comprensibles también por los numerosos analfabetos de esa temporada: por eso los monjes “Disciplini” de Clusone comisionaron estos espléndidos frescos representando la Danza de la Muerte.

Pero ¿quiénes eran los Disciplini? Se trataba de una cofradía entregada a las obras caritativas con los desheredados de la sociedad y seguía unas reglas de vida extremamente rígidas, marcadas por las oraciones, la penitencia y la autoflagelación. Los cofrades estaban tan preocupados por la salvación del alma que decidieron representar el Triunfo de la Muerte en forma de esqueleto, indiferente frente a la riqueza y el poder de reyes, caballeros y papas. Todo el mundo está sometido a Ella, así que todos tienen que vivir con rectitud en previsión de la salvación eterna.

Cualquier persona se queda con la boca abierta al mirar la belleza de esta obra, que lleva quinientos años decorando las paredes de este edificio religioso y ha sido restaurada hace muy poco. 

Se puede visitar el sábado y el domingo desde las 10.00 hasta las 18.00, pero se recomienda controlar los horarios en la web antes de ir.