Funicolare San Vigilio • • Visit Bergamo

Funicolare San Vigilio

Descripción

Si ya has llegado desde el centro de Bérgamo Baja hasta Piazza Mercato delle Scarpe en Città Alta utilizando la funicular, no pare tu remonte: ¡atrévete con la segunda funicular y visita la colina de San Vigilio!
Esta instalación, de hecho, te lleva a una zona poco frecuentada que, sin embargo, merece la pena admirar: está inmersa en la naturaleza y es el punto de salida ideal para los paseos por el maravilloso Parco dei Polli, una área verde protegida de 4.700 hectáreas. Inaugurada el 27 de agosto de 1912, fue diseñada por Alessandro Ferretti, uno de los ingenieros italianos más renombrados de esa época, el cual también diseñó decenas de ferrovías funiculares y realizó alrededor de 15 de esas.
La funicular de San Vigilio mide 630 metros de largo y tiene un desnivel de 90 metros, con una inclinación que va desde el 10% hasta el 22%, asegurando un panorama increíble de las colinas y de la llanura.


La instalación de San Vigilio nació para fomentar la urbanización de la colina homónima, conectándola con el resto de la ciudad.

La parte mecánica fue realizada por La Société des Usines L. de Roll de Berna, mientras que los coches originales fueron construidas por la Fervet, acrónimo de Fabbricazione E Riparazione Vagoni E Tramway (Fabricación y Arreglo de Vagones y Tranvías). Esta sociedad fue creada en Bérgamo en el marzo 1907 y se convirtió en seguida en una de las mayores empresas siderúrgicas y mecánicas nacionales, dando trabajo a miles de bergamascos orgullosos de haber sido sus empleados.

Pese al éxito de la funicular de San Vigilio, la empresa creada exclusivamente para construirla tuvo que cerrar en 1918. Fue reemplazada por la empresa municipal hasta 1976, al caducar la subvención del gobierno.

En 1984 la Comisión gerente quiso transformar radicalmente la instalación y las obras arrancaron en 1987: los dos coches – que podían alojar hasta 32 personas cada una – fueron sustituidas por un vagón único con capacidad máxima de 55 personas, mientras que el doble tramo fue eliminado. 

Actualmente, la gestión está a cargo de ATB SpA (“Azienda Trasporti BErgamo” y el billete incluye los viajes urbanos en autobús.

Continuar

Si ya has llegado desde el centro de Bérgamo Baja hasta Piazza Mercato delle Scarpe en Città Alta utilizando la funicular, no pare tu remonte: ¡atrévete con la segunda funicular y visita la colina de San Vigilio!
Esta instalación, de hecho, te lleva a una zona poco frecuentada que, sin embargo, merece la pena admirar: está inmersa en la naturaleza y es el punto de salida ideal para los paseos por el maravilloso Parco dei Polli, una área verde protegida de 4.700 hectáreas. Inaugurada el 27 de agosto de 1912, fue diseñada por Alessandro Ferretti, uno de los ingenieros italianos más renombrados de esa época, el cual también diseñó decenas de ferrovías funiculares y realizó alrededor de 15 de esas.
La funicular de San Vigilio mide 630 metros de largo y tiene un desnivel de 90 metros, con una inclinación que va desde el 10% hasta el 22%, asegurando un panorama increíble de las colinas y de la llanura.


La instalación de San Vigilio nació para fomentar la urbanización de la colina homónima, conectándola con el resto de la ciudad.

La parte mecánica fue realizada por La Société des Usines L. de Roll de Berna, mientras que los coches originales fueron construidas por la Fervet, acrónimo de Fabbricazione E Riparazione Vagoni E Tramway (Fabricación y Arreglo de Vagones y Tranvías). Esta sociedad fue creada en Bérgamo en el marzo 1907 y se convirtió en seguida en una de las mayores empresas siderúrgicas y mecánicas nacionales, dando trabajo a miles de bergamascos orgullosos de haber sido sus empleados.

Pese al éxito de la funicular de San Vigilio, la empresa creada exclusivamente para construirla tuvo que cerrar en 1918. Fue reemplazada por la empresa municipal hasta 1976, al caducar la subvención del gobierno.

En 1984 la Comisión gerente quiso transformar radicalmente la instalación y las obras arrancaron en 1987: los dos coches – que podían alojar hasta 32 personas cada una – fueron sustituidas por un vagón único con capacidad máxima de 55 personas, mientras que el doble tramo fue eliminado. 

Actualmente, la gestión está a cargo de ATB SpA (“Azienda Trasporti BErgamo” y el billete incluye los viajes urbanos en autobús.

Lo más destacado en los alrededores