El Románico y el Lémine – piedras con alma • • Visit Bergamo

El Románico y el Lémine – piedras con alma

Descripción

La provincia de Bérgamo, en particular el territorio del Lémine, aloja algunas de las obras maestras creadas entre el Siglo XI y el XII, lugares que expresan la fuerza del arte simple y duradero, y nos llevan otra vez a la época de los peregrinos, de los cantos gregorianos, de los animales fantásticos y de las figuras demoníacas reproduciendo la lucha entre Bien y Mal. Sitios que invitan al recogimiento y al conocimiento, a hundirse en la luz terrena, pero incluso inspirada por la fe. 


Continuar

La provincia de Bérgamo, en particular el territorio del Lémine, aloja algunas de las obras maestras creadas entre el Siglo XI y el XII, lugares que expresan la fuerza del arte simple y duradero, y nos llevan otra vez a la época de los peregrinos, de los cantos gregorianos, de los animales fantásticos y de las figuras demoníacas reproduciendo la lucha entre Bien y Mal. Sitios que invitan al recogimiento y al conocimiento, a hundirse en la luz terrena, pero incluso inspirada por la fe. 


Entre matemática y misticismo

Empezad vuestra visita por la Rotonda de San Tomé. Este nombre se debe a una calidad rara en un edificio sacro: la planta circular. Se encuentra en una zona apartada, en medio de los campos (quizás porque allí hay una antigua necrópolis), cerca del río Brembo. Su forma puede atribuirse a la costumbre medieval de copiar la rotonda de la Iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén, donde se cree que se sepultó a Cristo. La iglesia está hecha de piedra bruta y está dividida en tres partes – nave, linterna y cupulino. En el interior, la sensación de recogimiento se amplifica por la poca débil luz entrando por las minúsculas ventanas. Son notables los capiteles, distintos el uno al otro, con decoraciones vegetales y alegorías. Al lado de San Tomé había un pequeño monasterio, que luego fue convertido en granja. Se recuperó después de un hábil restauración y hoy en día es la sede de un centro de estudios – la Antena Europea del Románico – donde tienen lugar congresos, exposiciones y manifestaciones. 

Continuar

Empezad vuestra visita por la Rotonda de San Tomé. Este nombre se debe a una calidad rara en un edificio sacro: la planta circular. Se encuentra en una zona apartada, en medio de los campos (quizás porque allí hay una antigua necrópolis), cerca del río Brembo. Su forma puede atribuirse a la costumbre medieval de copiar la rotonda de la Iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén, donde se cree que se sepultó a Cristo. La iglesia está hecha de piedra bruta y está dividida en tres partes – nave, linterna y cupulino. En el interior, la sensación de recogimiento se amplifica por la poca débil luz entrando por las minúsculas ventanas. Son notables los capiteles, distintos el uno al otro, con decoraciones vegetales y alegorías. Al lado de San Tomé había un pequeño monasterio, que luego fue convertido en granja. Se recuperó después de un hábil restauración y hoy en día es la sede de un centro de estudios – la Antena Europea del Románico – donde tienen lugar congresos, exposiciones y manifestaciones. 

San Giorgio: relatar con simplicidad

San Giorgio no está lejos de San Tomè, y comparte con la Rotonda la sencillez de los exteriores. Su fajada está cubierta de sillares de arenaria por debajo, y de piedra blanca por arriba. El ábside está dividido en cinco zonas indicadas por pequeñas columnas apoyadas en pilastras, juntadas por arcos.

El interior, de tres naves, acoge frescos llevados a cabo durante diferentes épocas, empezando por el Siglo XIII. Algunos tienen un carácter mas popular, mientras que otros son mas refinados, creados por artistas mas experimentados. En la parte superior encontramos las Historias de Cristo, en la inferior destaca por su viveza un San Jorge a caballo matando el drago. 

Continuar

San Giorgio no está lejos de San Tomè, y comparte con la Rotonda la sencillez de los exteriores. Su fajada está cubierta de sillares de arenaria por debajo, y de piedra blanca por arriba. El ábside está dividido en cinco zonas indicadas por pequeñas columnas apoyadas en pilastras, juntadas por arcos.

El interior, de tres naves, acoge frescos llevados a cabo durante diferentes épocas, empezando por el Siglo XIII. Algunos tienen un carácter mas popular, mientras que otros son mas refinados, creados por artistas mas experimentados. En la parte superior encontramos las Historias de Cristo, en la inferior destaca por su viveza un San Jorge a caballo matando el drago. 

1Iglesia de San Jorge

El edificio, de sólida arquitectura, conserva en su interior un espléndido ciclo de frescos que datan del siglo XI al siglo XII: sobresale, entre otros, un gran San Jorge sobre un caballo blanco.

Estos frescos se consideran el ejemplo más importante de la pintura medieval bergamasca.

Más informaciones

Madonna del Castello: tres piezas maestras en una

El conjunto monumental “de la Madonna”, construido a pico sobre el río Brembo, en el área de un antiguo castillo, está formado – en primer lugar – por una iglesia del Siglo XVI que domina gran parte de la llanura.

A su lado se encuentra la antigua parroquia de San Salvatore, del Siglo VII, una de las que se preservaron mejor de toda la época prerrománica de Bérgamo. La obra maestra que se guarda en la parroquia es un ambón del año 1130 aproximadamente, construido sobre la bóveda de la escalera izquierda, la que lleva a la cripta. Por medio de dos escaleras laterales se puede tener acceso a la cripta, la más antigua de la provincia, que preserva la misma atmosfera de los antiguos lugares de adoración. De planta rectangular, está dividida por cuatro columnas cuyos capiteles se recuperaron – quizás – de un edificio romano pre-existente

Continuar

El conjunto monumental “de la Madonna”, construido a pico sobre el río Brembo, en el área de un antiguo castillo, está formado – en primer lugar – por una iglesia del Siglo XVI que domina gran parte de la llanura.

A su lado se encuentra la antigua parroquia de San Salvatore, del Siglo VII, una de las que se preservaron mejor de toda la época prerrománica de Bérgamo. La obra maestra que se guarda en la parroquia es un ambón del año 1130 aproximadamente, construido sobre la bóveda de la escalera izquierda, la que lleva a la cripta. Por medio de dos escaleras laterales se puede tener acceso a la cripta, la más antigua de la provincia, que preserva la misma atmosfera de los antiguos lugares de adoración. De planta rectangular, está dividida por cuatro columnas cuyos capiteles se recuperaron – quizás – de un edificio romano pre-existente

2Santuario de La Madonna del Castello

Construida a pico sobre el río Brembo en el emplazamiento de un antiquísimo castillo, la iglesia siglo XVI) domina un amplio paisaje y está junto a la iglesia parroquial San Salvatore (siglo VII), una de las mejores conservadas de todo el período prerrománico bergamasco.

A través de las dos escaleras laterales es posible acceder a la cripta, la más antigua de la provincia, que conserva inalterada la atmósfera de los antiguos lugares de culto.

Con una planta rectangular, está dividida transversalmente por cuatro columnas con capiteles que es posible que hayan sido recuperados de un edificio romano preexistente.

En su interior, pueden apreciarse frescos que datan del siglo X al siglo XVI y un ambón de arenisca del siglo XII.

Más informaciones

Puente de Attone: juntar durante la Edad Media

Según algunos hallazgos, en el año 1000 a.C. la zona ya estaba habitada, así como en la edad romana. En el Alta Edad Media, el área cerca de Clanezzo se hace determinante y muy frecuentada, siendo un punto de tránsito obligatorio. El conde Attone Leuco hace construir (aproximadamente en el año 1000) el castillo y el puente que cruza el torrente Imagna, pocos metros antes de que se una al río Brembo.

El puente de piedra, de una única arcada, se puede recorrer incluso hoy y es un ejemplo significativo de arquitectura medieval. El paseo es muy atractivo, siendo en el verde y rodeado del ruido del río.

Recientemente, no muy lejos, fue construido un nuevo puente de madera y acero, de estructura móvil, que oscila con cada paso. 

Continuar

Según algunos hallazgos, en el año 1000 a.C. la zona ya estaba habitada, así como en la edad romana. En el Alta Edad Media, el área cerca de Clanezzo se hace determinante y muy frecuentada, siendo un punto de tránsito obligatorio. El conde Attone Leuco hace construir (aproximadamente en el año 1000) el castillo y el puente que cruza el torrente Imagna, pocos metros antes de que se una al río Brembo.

El puente de piedra, de una única arcada, se puede recorrer incluso hoy y es un ejemplo significativo de arquitectura medieval. El paseo es muy atractivo, siendo en el verde y rodeado del ruido del río.

Recientemente, no muy lejos, fue construido un nuevo puente de madera y acero, de estructura móvil, que oscila con cada paso. 

3Desde el puente hacia el pasado

Los que visitan Ubiale, pequeña aglomeración urbana situada en la primera parte de Valle Brembana, tienen la impresión de hacer un viaje a la Edad Media.

Destaca el elegante puente que el conde Attone hizo edificar hace más de mil años por encima del río Imagna, donde desemboca en el río Brembo. A Attone, el ultimo conde de Lecco y de Almenno, se le atribuye no sólo el diseño del puente, sino también la realización del castillo de Clanezzo y de una fortificación encima del monte Ubione, controlando el acceso al Valle Imagna.

Hoy en día sólo quedan algunas partes significativas del castillo, incluso una torre. La importancia estratégica de este lugar está comprobada por la presencia de un camino de herradura bajando hacia el río Brembo, en un punto donde antes había un trasbordador conectando las dos orillas.

Este fue sustituido en 1925 por un puente colgante, para permitir el paso de los oficiales de las fábricas de la zona. El puente todavía se sigue utilizando. Un breve camino desde Ubiale hasta la boca del río Imagna permite alcanzar los restos de un gigantesco martillo pilón para la manufactura del hierro, que se utilizaba hace medio siglo.  

Más informaciones