Accademia Carrara: Official Opening
La Carrara vuelve a brillar entre las estrellas del arte europeo

Vuelve a abrirse la pinacoteca que acoge las piezas maestras de Tiziano, Botticelli y Lotto; en ocasión de la inauguración, la mirada le miles de personas va hacia el cielo, con un espectáculo entre teatro y poesía.

La espera para la reapertura tardó siete años, y finalmente la noche ha llegado. “Vediamoci” (veámonos) es la invitación del Accademia Carrara, y a miles la aceptaron, llenando la plaza delante de la pinacoteca iluminada.

 

De repente, una ventana del museo se abre de par en par y Arlequín, la coloradísima máscara de Bérgamo, hace los honores de la casa, cita a Beato Angélico Bellini, Moroni y otras gemas de la Carrara, luego se desespera: al museo le falta el Lionello d’Este de Pisanello, que quedó en Rusia después de la última exposición.
La plaza delante el museo se convierte en un escenario: Arlequín divisa desde lejos a los Rusos, que abriéndose paso entre el público, envueltos en una nube de nieve, devuelven el Lionello d’Este a la Accademia. Ahora la colección está completa y el retrato de Pisanello será uno de los primeros en dar la bienvenida a los visitantes del museo.
Antes de abrirse las puertas, el Teatro Tascabile de Bérgamo traslada al público desde la comedia hasta la poesía, con lanzadores de banderas, artistas en zancos, ángeles blancos asomándose a las cancelas del museo y un maravilloso espectáculo con grandes balones colorados danzantes. Y luego ella, la bailarina pendiente de un racimo de balones blancos en el cielo, que casi volando llega hasta la terraza del Accademia, por donde el alcalde Gori puede cortar la cinta inaugural.
La Carrara ha vuelto a abrirse, el museo vuelve a vivir y por detrás de los cristales se encienden las luces; en la cancela de entrada, las personas se agolpan a cientos para descubrir a las salas cerradas durante años y a sus tesoros, que tras haber sido acogidos en los museos más prestigiosos del mundo, ahora han vuelto al Palacio, que hoy renace para su ciudad y para los amantes del arte de todo el mundo.